La tasa de aprobación del Gobierno del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, subió desde el 29 % en agosto hasta el 30% en diciembre y finalmente dejó de caer como venía ocurriendo desde que inició su mandato, el 1 de enero, gracias a la mejoría de la economía, según un sondeo difundido ayer.

De acuerdo con la encuesta de la firma Datafolha encomendada por el diario Folha de Sao Paulo, el 30% de los brasileños reprobaba la gestión de Bolsonaro en abril y ese porcentaje subió al 33% en julio y hasta el 38% en agosto, pero cayó al 36% en diciembre.

En contrapartida, el índice de aprobación del Gobierno, que era del 32% en abril y cayó al 29% en agosto, se estabilizó en el 30% en diciembre, y el porcentaje de los que califican como regular la gestión de Bolsonaro, que había caído del 33% en abril hasta el 30% en agosto, sigue en ese mismo nivel.

La tasa de desaprobación de Bolsonaro (36%) aún es elevada y la mayor para un presidente de Brasil al concluir su primer año de Gobierno (Fernando Collor tenía el 34% en 1991, Fernando Henrique Cardoso el 15% en 1995, Luiz Inácio Lula da Silva el 15% en 2003 y Dilma Rousseff el 6%), pero disminuyó en los últimos meses.

De acuerdo con Datafolha, la percepción de los brasileños de que la economía está mejorando y que el desempleo paró de crecer, medida también en el sondeo, ayudó a frenar la caída de la popularidad del líder ultraderechista.

Las dos únicas áreas del Gobierno cuya evaluación mejoró en términos reales son las vinculadas al desempeño de la economía.

Según la encuesta, la tasa de aprobación del trabajo del equipo económico de Bolsonaro subió del 20% en agosto al 25% en diciembre, mientras que la evaluación del esfuerzo del Gobierno para combatir el desempleo se elevó del 13% al 16 por ciento.

Igualmente aumentó el optimismo de los brasileños con respecto a la situación económica. El porcentaje de los que considera que la economía va a mejorar en los próximos meses subió del 40% en agosto al 43% en diciembre, mientras el de los que esperan un empeoramiento bajó desde el 26% hasta el 24 por ciento.

Pese a ese optimismo, tan sólo el 5% asegura que la crisis económico terminó, un 37% que debe terminar en breve y un 55% que va a demorar en terminar.

Las áreas peor evaluadas del Gobierno son el combate a la miseria, ya que sólo un 14% de los brasileños aprueba la gestión de Bolsonaro en este aspecto, y la salud, con sólo un 15% de calificación positiva.

Datafolha entrevistó 2.948 personas en 176 diferentes municipios con un margen de error de dos puntos porcentuales.

La encuesta también mostró que el índice de aprobación del Gobierno de Bolsonaro es mayor entre los empresarios (58%), los trabajadores con mayor renta (44%), los evangélicos (39%), los blancos (37%), los universitarios (35%) y los hombres (35%).