La justicia de Suecia suspendió la investigación por la muerte del ex primer ministro sueco Olof Palme, quien fue asesinado a tiros hace 34 años en el centro de Estocolmo, debido a que el principal sospechoso murió hace 20 años, informaron los investigadores.

Palme fue asesinado el 28 de febrero de 1986 cuando salía de una sala de cine de la capital sueca junto a su esposa Lisbet, en un hecho que conmocionó a la Nación y modificó los hábitos de los dirigentes políticos, que hasta entonces podían deambular sin protección por las calles.

Más de 100 personas estuvieron bajo la lupa de los investigadores como sospechosas del crimen y se han elaborado teorías conspirativas que apuntaban a sectores de la policía con simpatías de derecha, gobiernos extranjeros o un tirador solitario, entre otras.

Sin embargo, el fiscal del caso, Krister Peterson, brindó en una conferencia de prensa en Estocolmo en la que informó que el principal sospechoso, Stig Engstrom, murió en el año 2000.

"Stig Engstrom ha fallecido y, por lo tanto, no puedo iniciar el proceso ni entrevistarlo, por eso decidí suspender la investigación", explicó.

"Estoy completamente convencido de que hay otras personas que creen en otras soluciones, pero como dice Krister (el fiscal), esto es lo que se nos ocurrió y en lo que creemos", dijo Han Melander, jefe de la investigación.

En una entrevista radial, Para Merten Palme, hijo de Olof y Lisbet, admitió que él también cree que "Engstrom es el autor" del asesinato.