Un candidato sorpresa cruzó la línea de salida en la carrera por la sucesión de Annegret Kramp-Karrenbauer en la presidencia de la Unión Cristianodemócrata (CDU) alemana: se trata de Norbert Röttgen, ex ministro de Medioambiente con la canciller Angela Merkel de 2009-2012 y actual presidente de la comisión parlamentaria de Asuntos Exteriores.

Röttgen dio seis motivos para buscar reemplazar a Kramp-Karrenbauer en el puesto que una vez fue de Merkel, entre los que destacó la necesidad de recalcar que la CDU es un partido de centro y eso significa "poner límites por la derecha y por la izquierda", afirmó. A la formación populista de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD) por un lado y al partido Die Linke (La Izquierda) por otro.

El primero por proximidad al pensamiento del nacionalsocialismo y el segundo porque nunca se atrevió a revisar su pasado como heredero del Partido Comunista y del régimen de la República Democrática Alemana (RDA). "No me gusta además la cercanía de Die Linke a Rusia. No les he oído condenar ni una sola vez los bombardeos en Siria, donde la situación humanitaria es deplorable", añadió Röttgen.