El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela suspendió provisoriamente la inhabilitación política que pesaba sobre el ex candidato presidencial opositor Manuel Rosales, cuyo partido participará de las elecciones de alcaldes de diciembre, de las cuales se abstendrá la mayoría de las fuerzas adversarias al gobierno central.

El fallo se conoció simultáneamente con un informe de la filial local de la organización Transparencia Internacional según el cual el gobierno chavista no perdió ninguno de los juicios que le fueron entablados ante el TSJ por motivos relacionados con la actividad política.

Mientras tanto, las divergencias dentro de la oposición se reflejaron en la suspensión de la sesión prevista en la Asamblea Nacional (AN), y en la inscripción de algunos candidatos para las elecciones municipales de diciembre.

El TSJ declaró “procedente” un recurso de amparo que pedía suspender la inhabilitación por siete años y medio para ejercer cargos públicos que la Contraloría General de la República (CGR) le impuso en 2014.

Rosales fue gobernador del estado Zulia (2000-08), alcalde de su capital, Maracaibo (1996-2000 y 2008-09), y candidato presidencial opositor en 2006, derrotado por el fallecido ex mandatario Hugo Chávez.

En 2009, acusado de enriquecimiento ilícito por el gobierno chavista, se exilió en Perú y regresó en octubre de 2015 a Venezuela, donde fue detenido y liberado dos meses después.

El ex gobernador dirige el partido socialdemócrata Un Nuevo Tiempo (UNT), la única de las cuatro fuerzas políticas más numerosas de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que participará de los comicios municipales de diciembre.