El gobierno de Donald Trump suspendió más de 30 leyes para que no sean un impedimento para construir un muro de 32 kilómetros en la frontera con México, exactamente en la zona fronteriza de El Paso, en el estado de Nuevo México.

"Es necesario renunciar a ciertas leyes, regulaciones y otras exigencias para garantizar la construcción expedita de barreras y carreteras en las proximidades de la frontera internacional terrestre de Estados Unidos", se lee al inicio de la norma suspensiva.

Entre los argumentos de la suspensión de las leyes y la construcción del muro de 32 kilómetros está que la zona es un área de mucha actividad ilegal. "Por ejemplo, en el año fiscal 2016 se detuvo a más de 25.000 extranjeros indocumentados y se confiscaron aproximadamente 67.000 libras (30.390 kilos) de marihuana y 157 libras (71 kilos) de cocaína", asegura el texto oficial.

La orden de suspensión fue firmada por Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional, y en ella señala tener la potestad de volver a adoptar medidas similares de considerarlo pertinente.

"El muro divisor de Trump es un desastre humanitario y ambiental, y no hará nada para detener el tráfico ilícito de drogas o humanos", observó en tanto Brian Segee, abogado del Centro para la Diversidad Biológica, una organización sin fines de lucro.

Esta entidad aseguró que el muro propuesto por el presidente Donald Trump "aparte de poner en peligro la vida silvestre, las especies amenazadas y las tierras públicas, el muro fronterizo entre Estados Unidos y México forma parte de una estrategia más amplia de militarización fronteriza que daña los derechos humanos, las libertades civiles, las tierras nativas, las empresas locales y las relaciones internacionales".

El proyecto de un muro a lo largo de toda la frontera entre Estados Unidos y México es una idea que Donald Trump mantiene desde que era candidato presidencial.

Trump ha asegurado que serán los mexicanos los que cubran los costos del muro.

Asimismo, expertos han señalado que los efectos de un muro serían contrarios a sus objetivos, sobre todo en la lucha contra el narcotráfico.

"Los narcos, que son hombres de negocios consumados, agradecerán a Trump esta distracción de un muro fronterizo mientras poner a volar los drones y construyen los submarinos que alimentarán nuestros sueños llenos de drogas", sostuvo la periodista Alice Driver.