Los jefes negociadores de la Unión Europea (UE) y Reino Unido que discuten el marco de la relación bilateral tras el Brexit, Michel Barnier y David Frost, decidieron suspender la ronda de contactos que mantenían en Bruselas tras el contagio por coronavirus de un miembro del equipo europeo.

"Hemos decidido suspender las negociaciones a nuestro nivel durante un corto periodo", informó Barnier en su cuenta de Twitter, en la que también precisó que las conversaciones continuarán a nivel técnico "en pleno cumplimiento de las directrices".

Barnier, que ya fue infectado por la Covid-19 en marzo pasado, tenía previsto informar mañana a los embajadores de la UE de los avances en las negociaciones, aunque podría intervenir por vía telemática si la comparecencia se mantiene pese al contratiempo.

Frost, por su parte, señaló a través de Twitter que está en "estrecho contacto" con el negociador europeo y agradeció la "ayuda inmediata y apoyo" de la Comisión Europea.

"La salud de nuestros equipos es lo primero", manifestó el diplomático británico, cuyo personal se había trasladado a Bruselas para participar en la ronda de negociación que debía durar toda esta semana.

Las partes negocian contrarreloj para tratar de lograr un acuerdo sobre las bases de la relación futura para cuando se consume el Brexit el 31 de diciembre próximo y evitar así que la falta de consenso obligue a enmarcar las relaciones comerciales de acuerdo con las reglas sobre aranceles y cuotas que fija la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Aunque el divorcio será efectivo desde el 1 de enero del próximo año, la UE advirtió en varias ocasiones de que cualquier pacto de futuro requiere de una tramitación legal y parlamentaria que lleva semanas, por lo que si no se produce en los próximos días, no podría entrar en vigor a tiempo para la ruptura.