El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, informó hoy que tiene un nódulo pulmonar probablemente maligno y que deberá internarse esta semana para realizarse estudios complementarios.

El líder del Frente Amplio brindó esta tarde una conferencia de prensa en la sede del Poder Ejecutivo uruguayo en la que admitió que, en un chequeo médico de rutina, se le descubrió el nódulo en el pulmón derecho "con características muy firmes de que se puede tratar de un proceso maligno".

Y agregó que espera que con la internación que tendrá esta semana se conozca "el diagnóstico definitivo, el pronóstico y los eventuales tratamientos" que deba realizarse.

Además, afirmó que se siente "perfectamente bien" y que no sintió ningún síntoma de su posible enfermedad. Y aclaró que cualquier posible tratamiento que deba hacerse será dentro de Uruguay, ya que, según el mandatario, este país tiene un "cuerpo médico de excelencia".

Vázquez, de profesión médico, sufre así un segundo golpe personal en menos de un mes, ya que el 31 de julio pasado había fallecido su esposa y primera dama uruguaya, María Auxiliadora Delgado, luego de sufrir un accidente cerebrovascular y un posterior paro cardíaco.

El jefe de Estado debe terminar su mandato el 1 de marzo de 2020, luego de la celebración de comicios presidenciales el 27 de octubre próximo, el mismo día que las elecciones argentinas. 

El candidato presidencial del Frente Amplio, Daniel Martínez, expresó su apoyo al actual mandatario vía su cuenta de Twitter.

Vázquez, quien ya había gobernado Uruguay durante un primer mandato entre 2005 y 2010, pasaría así a engrosar la lista de mandatarios sudamericanos que sufrieron algún tipo de cáncer en los últimos años, junto con el paraguayo Fernando Lugo (en 2010), los brasileños  Lula Da Silva (en 2011) y Dilma Rousseff (en 2009, antes de ser presidenta), el colombiano Juan Manuel Santos (en 2012) y el venezolano Hugo Chávez (fallecido en 2013). Además, Cristina Kirchner fue operada por un supuesto cáncer de tiroides en 2012, pero luego se comprobó que se había tratado de un falso positivo y que no padecía la enfermedad.