México fue el segundo país que más se benefició con la confrontación comercial entre Estados Unidos y China, de acuerdo con un estudio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo ( UNCTAD, por sus siglas en inglés).

Durante la primera mitad de 2018, Estados Unidos importó U$S130 mil millones provenientes de China, mientras que en el mismo periodo de 2019 la cifra bajó a U$S95 mil millones.

De esos U$S35 mil millones que el gobierno de Donald Trump dejó de importar de China, U$S21 mil millones (alrededor del 63%) fueron reemplazados por importaciones originarias de otros países, mientras que el resto (U$S14 mil millones) se perdió, debido a una menor demanda en Estados Unidos o a que no hubo la suficiente capacidad de compra en el resto del mundo.

Los países que aprovecharon esta disputa fueron los que tenían una buena infraestructura comercial, aunque la ubicación geográfica y los acuerdos comerciales también jugaron un papel importante.

La provincia china de Taiwán fue el mayor beneficiario de los efectos de desviación del comercio de los aranceles de Estados Unidos sobre China, ya que ejecutaron exportaciones adicionales a EE.UU. por casi U$S4.200 millones durante el primer semestre de 2019.

En segundo lugar su ubicó México. El aumento de las exportaciones de territorio mexicano con destino a Estados Unidos ascendió a U$S3.570 millones.

El sector más beneficiado fue la maquinaria eléctrica, con una facturación de U$S876 millones, seguido de diversos productos agroalimentarios (U$S599 millones) y equipo de transporte (U$S456 millones), entre otros.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos