El ministro de Defensa de Reino Unido, Ben Wallace, acentuó este jueves 26 de agosto que la operación británica para evacuar a las personas en Afganistán se "desvió" por un intento de rescatar a los animales de una ONG

Por su parte, Wallace se mostró molesto al considerar que los esfuerzos militares se desviaron de salvar a personas, a causa de historias inexactas sobre lo que les está sucediendo a los trabajadores y animales de la ONG del ex marino Paul Pen Farthing, resaltó el canal Sky News.

Rescate de animales en Afganistán 

Frente al avance de los talibanes miles de vidas corren peligro, como así también la de los animales, por lo que el fundador de una organización de rescate animal 

, Pen Farthing, lanzó un desesperado pedido de ayuda.

En total son 173 perros y gatos los que el ex combatiente intenta sacar de  Afganistán. Según explicó al periódico inglés The Sun, estos animales corren peligro de muerte si el bloqueo de los talibanes no termina pronto.

Según comunicaron varios medios extranjeros, estos animales pertenecen a funcionarios  británicos apostados en el país de Oriente Medio que ya escaparon. Farthing contó que escaparon de sus residencias en medio de la noche y partieron a Gran Bretaña en un avión especialmente preparado para ellos. Pero sus animales quedaron atrás.

Travesía para rescatar a las mascotas en Kabul  

El rescatista cargó dos camiones con agua y comida para 3 días, y subió 94 perros y 79 gatos. Luego partió al aeropuerto de Kabul, pero un retén talibán lo frenó, y la situación casi termina en una tragedia.

"Cerca de 15 hombres nos apuntaron con sus armas", recordó, "y uno de ellos disparó en accidente. Por suerte era un tirador de m****a y la bala pasó sobre nuestras cabezas", relató el hombre. 

Frente a la situación extrema de las fuerzas extranjera en salvar la vida de las personas ante el ataque talibán, Wallace insistió en que la operación militar de evacuación debe priorizar a las personas sobre las mascotas, aunque horas más tarde indicó que si Farthing lograba llegar al aeropuerto de Kabul con su personal y animales, los funcionarios facilitarían su salida a bordo de un avión financiado por donaciones privadas, según recoge la prensa británica.

Por su parte, Farthing le habló directamente a los talibanes por medio de las redes sociales y les dijo: “Llevamos aquí 10 horas después de que nos aseguraran que tendríamos un pasaje seguro. Realmente nos gustaría irnos ya a casa”, suplicó en el mensaje, en el que dijo que su  ONG regresaría a Afganistán pero que ahora su objetivo era que todos estuviesen a salvo.