El presidente brasileño, Michel Temer, fue sometido a una cirugía de próstata y permanece internado desde anoche en un hospital de San Pablo, informaron hoy fuentes oficiales. La Secretaría Especial de Comunicación Social de la Presidencia de la República precisó en un comunicado que los médicos realizaron un procedimiento para desobstruir un canal de la uretra a través de la resección de la próstata.

La intervención quirúrgica transcurrió sin ningún tipo de problema y Temer se recupera en la unidad de cuidados semi-intensivos del hospital Sirio Libanés de la capital paulista, según las mismas fuentes. El mandatario, de 77 años, llegó al hospital a última hora de ayer con un "cuadro de retención urinaria por hiperlplasia beningna de próstata", indicó la agencia EFE.

Temer ya había estado hospitalizado el miércoles por un cuadro de "obstrucción urinaria", pero recibió el alta horas después tras ser sometido a una serie de exámenes en un centro médico militar de la capital. El "malestar" comenzó en el momento en que la Cámara Baja debatía la denuncia por obstrucción a la justicia y asociación ilícita que la Fiscalía formuló en su contra.

Los cargos, que Temer siempre negó y que mantuvieron en vilo al gobierno en las últimas semanas, fueron rechazados el mismo miércoles por 251 votos frente a 233 en el pleno de los diputados, que por imperativos de la Constitución brasileña debía avalar su eventual enjuiciamiento.

Tras conseguir la victoria en la Cámara Baja, Temer aseguró que estará más concentrado en la recuperación económica del país y en su salud. Hace unas semanas el propio Temer admitió que se le había detectado una ligera obstrucción en una arteria coronaria, pero negó que tuviera que ser sometido a un cateterismo para resolver el problema.