Un 93% de los encuestados para el estudio previo al encuentro de Davos temen que se agudice el enfrentamiento político y económico que ya se percibe entre las principales potencias mundiales y un 80% augura incluso riesgos asociados con un conflicto bélico. "Una amplia recuperación económica nos ofrece una oportunidad que no podemos despilfarrar para abordar las fracturas que hemos permitido que debiliten las instituciones mundiales, nuestras sociedades y el medio ambiente. Debemos tomarnos en serio el riesgo de una ruptura global de los sistemas. Juntos tenemos los recursos y el conocimiento científico y tecnológico para prevenirlo. Por encima de todo, el reto es encontrar la voluntad y el momento para trabajar juntos en un futuro común", subrayó el fundador de Davos, Klaus Schwab.

Los expertos también apuntan al aumento de la desigualdad y expresan su temor a que la mejora del entorno económico lleve a la complacencia sobre los persistentes riesgos económicos y financiero y las consecuencias de los avances tecnológicos para el desempleo estructural y el empleo de baja calidad.