La imagen de la Virgen del Carmen de Concepción, patrona de Chile, presidirá mañana la misa que el papa Francisco dará en Temuco, luego de haber sido trasladada 300 kilómetros desde el lugar donde se la entronizó por primera vez, en el año 1756, en la parroquia de San Agustín.  
El traslado fue realizado el jueves pasado en una caravana vehicular encabezada por la imagen de la Virgen, acompañado por su custodio el padre Yuliano Viveros y 60 peregrinos, además de una guardia de Carabineros y otras autoridades.

El sacerdote a cargo de la imagen explic. que no sólo es histórico el traslado sino también la devoción a la Virgen del Carmen en el sur, impulsada por la Orden de San Agustín en Chile en 1595, y entronizada por primera vez en el sur del país en la ciudad de Penco en 1643.

Indicó que en 1756 se destruyó el templo de la ciudad de Penco, por lo que la orden resolvió trasladar la imagen a Concepción, a través de poco más de 30 kilómetros.

Allí fue entronizada en la iglesia San Agustín y desde entonces no fue movida hasta el jueves pasado. cuando fue llevada primero a la iglesia Catedral de Temuco, desde donde será trasladada a partir de las 19 en procesión hasta al aeródromo Maquehue para la misa que encabezará Francisco mañana desde las 10.30.

Por otra parte, el coordinador nacional de la visita del papa Francisco a Chile, Javier Peralta, pidió hoy que la Iglesia local “recoja el guante” del perdón de los abusos luego del pedido de perdón que hizo el Pontífice esta mañana por los casos de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes y hablo de revisar como están construyendo el futuro. Aseguró que los abusos son un tema que marca la historia reciente de la iglesia chilena y es generador de dolor, duda y desconfianzas a la iglesia Católica y destacó: " Que el papa venga y lo aborde de frente y directo, y además delante de los poderes del Estado le da una responsabilidad a la Iglesia chilena de llevar a cabo ese decir del papa”.

A su vez, el sumo Pontífice en un emotivo paso por la cárcel de mujeres en Santiago de Chile, aseguró hoy que “es simplista dividir la realidad en buenos y malos” y pidió “no reducir la seguridad pública a medidas de control”, sino que reclamó “prevención y trabajo” y afirmó que “la sociedad está obligada a asegurar la re inserción”.