El líder del Movimiento Cinco Estrellas, el vicepremier italiano Luigi Di Maio, advirtió a sus socios en el gobierno, la Liga Norte, que la "ultraderecha es un peligro" y los convocó a tomar "posiciones más moderadas" para evitar exacerbar los ánimos de los sectores más extremos.

"Paren con los fusiles, armas y tanques", reclamó Di Maio en una entrevista publicada ayer por el diario Repubblica, luego de que el líder de la Liga y también vicepremier, Matteo Salvini, se fotografiara semanas atrás con una ametralladora, lo que provocó una ola de cuestionamientos y obligó al propio funcionario a salir a dar explicaciones. Pero parece que no fue suficiente.

El episodio se suma así a una serie de cruces entre las dos fuerzas del gobierno italiano, que competirán en listas separadas en las elecciones al Parlamento europeo del próximo 26 de mayo.

"La ultraderecha es un peligro, que vuelvan sobre posiciones más moderadas", agregó Di Maio, en referencia posible a las alianzas que Salvini ha hecho con las fuerzas nacionalistas del resto de Europa, como el partido de Marine Le Pen en Francia y la AFD alemana.

"Hay un poco de nerviosismo, hace falta bajar los tonos, evitar atizar el fuego. El miedo que tengo es que la exasperación de ciertos tonos pueda aumentar el nivel de tensión social", se sinceró Di Maio, quien ha criticado también a Salvini por la dureza de sus posiciones anti-inmigrantes.