El Gobierno del Reino Unido reforzará los derechos de los ciudadanos de Hong Kong que tienen pasaporte británico ultramar (BNO, por sus siglas en inglés) si China llega a implementar el proyecto de ley de Seguridad Nacional, según confirmó el canciller Dominic Raab en el Parlamento de Westminster.

"Si China promulga esa ley, modificaremos las disposiciones de los BNO en Hong Kong", desafió el ministro en los Comunes, según cita la página web Sputnik.

Unos 300.000 residentes en la antigua colonia británica tienen dicho pasaporte de ultramar, que garantiza protección consular en terceros países y una estadía por seis meses en el Reino Unido sin necesidad de solicitar un visado para entrar en la isla.

Fue la medida de gracia que Londres ofreció a los que negó la nacionalidad británica al retirarse del territorio chino en 1997.

El pasaporte BNO facilitará ahora el "camino a la ciudadanía" británica de los hongkoneses, si entra en vigor la legislación en Seguridad Nacional, según confirmó Raab en la primera sesión del reanudado curso parlamentario.

"Estableceremos nuevas disposiciones para permitir a los BNOs que vengan al Reino Unido sin el límite actual de seis meses y puedan vivir, estudiar o trabajar por periodos prorrogables de doce meses, abriéndoles por tanto un camino a la nacionalidad", declaró el canciller.

El embajador chino en el Reino Unido, Liu Xiaoming, ha acusado al Gobierno conservador de "minar las relaciones" sino-británicas interfiriendo en asuntos de Hong Kong.

Al mismo tiempo, un vocero diplomático reiteró recientemente que "el Reino Unido no tiene soberanía, jurisdicción ni derecho de 'supervisión' sobre Hong Kong" desde la devolución del territorio en 1997.