El último presidente del Banco Central de Afganistán dijo que el país tiene una reserva monetaria de unos 9.000 millones de dólares pero todo en el extranjero, y advirtió que la cantidad de dólares físicos en su territorio es "cercana a cero".

Los comentarios de Ajmal Ahmady confirman el complicado panorama económico y financiero que enfrentan los talibanes ahora que han vuelto al poder 20 años después de ser derrocados por Estados Unidos.

En un hilo de Twitter, Ahmady, exministro de Comercio e Industria de Afganistán, dijo que la mayor parte de las reservas del país, unos 7.000 millones de dólares, están en bonos de la Reserva Federal de Estados Unidos, en oro y otros activos.

Devaluación

Ahmady dijo que la cantidad de dólares físicos dentro de Afganistán "es cercana a cero" y que el país no recibió un envío de dinero de Estados Unidos esperado para esta semana porque Washington decidió no hacerlo por el avance de los talibanes sobre Kabul.

"El siguiente envío nunca llegó. Parece que nuestros socios (de Estados Unidos) tenían buena información de inteligencia sobre lo que iba a suceder", agregó, en alusión a la posterior caída de Kabul y la toma del poder en Afganistán por los talibanes.

Ahmady dijo que por esta razón esta semana tuvo que limitar el acceso de dólares a bancos y subastas de dólares y los retiros de dólares de bancos por parte de clientes que tiene cuentas en la moneda estadounidense.

Agregó que la falta de dólares provocará una depreciación del afgani, la moneda de Afganistán, y que esto afectará a los pobres.

Maniobras

Acceder a las reservas será complicado porque Estados Unidos tiene clasificados a los talibanes como "organización terrorista", dijo.

Los talibanes "ganaron militarmente, pero ahora tiene que gobernar. No será fácil", escribió.

The Wall Street Journal, citando fuentes familiarizadas con el asunto, confirmó que la Administración Biden canceló la semana pasada envíos masivos de dólares en efectivo a Afganistán, antes de que los talibanes tomaran Kabul.

De acuerdo con el reporte, el propósito de esta decisión de la Casa Blanca fue "evitar que cientos de millones de dólares caigan en manos de un grupo terrorista".

Además, Washington también estaría bloqueando el acceso de los talibanes a las cuentas gubernamentales administradas por la Reserva Federal y otras instituciones bancarias estadounidenses.