El Gobierno de Tokio ordenó el cierre nocturno de bares que venden alcohol y de karaokes en medio de un rebrote de coronavirus que se está expandiendo de la ciudad al resto del país.

En conferencia de prensa, la gobernadora de la capital dijo que bares y karaokes podrán operar sólo entre las 5 y las 22 desde el próximo lunes y durante todo agosto.

La gobernadora, Yuriko Koike, prometió que el Gobierno municipal pagará 200.000 yenes (unos 1.900 dólares) a todos los establecimientos de ese tipo que cumplan con las directivas de prevención sanitaria, a modo de compensación por el cierre durante la noche.

Otras zonas de Japón ubicadas fuera de la prefectura de Tokio y con ciudades muy pobladas, como Aichi y Osaka, también registraron esta semana cifras récord de nuevos casos de coronavirus.

Hasta ahora, Japón registró más de 35.400 infecciones por el nuevo virus y 1.019 muertes desde febrero pasado.

Por primera vez autoridades de prefecturas dijeron que algunos hospitales estaban colapsando por la cantidad de pacientes con coronavirus.

Koike dijo que si la situación no mejora podría declarar un estado de emergencia en Tokio, que desde hace 22 días reporta más de 100 nuevos casos.

El Gobierno japonés levantó el estado de emergencia nacional a fines de mayo, y el 9 de julio Tokio registró por primera vez más de 200 casos.

Pero, en ese momento, los contagios de Tokio eran el 60% de los detectados en todo el país, mientras que ayer fueron el 30% del total descubierto, una señal de que la enfermedad se está empezando a expandir al resto del territorio nacional.