El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, canceló el viaje que tenía previsto realizar a Barbados, debido a las protestas de indígenas y activistas que se oponen a la construcción del gasoducto Coastal GasLink de Columbia Británica.

Trudeau iba a participar en una reunión de dos días con líderes de la Comunidad del Caribe (Caricom) en Barbados. Pero en cambio decidió convocar a una reunión para abordar el tema de las protestas.

Los manifestantes contra la construcción del gasoducto cerraron brevemente el domingo un importante cruce fronterizo entre Estados Unidos y Canadá, bloqueando el paso del lado canadiense en el puente internacional Rainbow en las Cataratas del Niágara.

La decisión de cancelar el viaje a Barbados de Trudeau se produjo poco después de que el ministro de Servicios Indígenas de Canadá, Marc Miller, informara que sólo se había alcanzado un "progreso modesto" en las conversaciones con los manifestantes y agregó que había "mucho más trabajo por hacer".

Las protestas se han incrementado luego de que el pasado 10 de febrero la policía arrestara a 30 activistas por bloquear obras de construcción del gasoducto y obstruir las redes ferroviarias.

Canadian Broadcasting Corp informó que al menos 66 buques de transporte se estancaron en las aguas de la Columbia Británica, debido a los bloqueos ferroviarios.

Por su parte, los manifestantes indígenas acusan al Gobierno de Trudeau de "invasión de la nación Wetsuweten" y de violar los derechos de los pueblos indígenas, al impedir que los reporteros locales accedan a sus tierras.