El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió a su homólogo chino Xi Jinping "usar todas las palancas disponibles" para convencer a Corea del Norte de que ponga fin a sus provocaciones, a la vez que se comunicó con otros mandatarios de la región para proponer a las Naciones Unidas la aplicación de nuevas sanciones económicas.

La Casa Blanca informó que Trump sostuvo una conversación telefónica con el líder chino luego de que Corea del Norte realizó la víspera el lanzamiento de un nuevo misil balístico intercontinental. El mandatario estadounidense se comunicó también con sus pares de Japón, Shinzo Abe, y Corea del Sur, Moon Jae-in, y acordaron solicitar una reunión urgente del Consejo de Seguridad para evaluar la aplicación de medidas adicionales a las dispuestas hasta el momento.

"El presidente Trump enfatizó la necesidad de que China utilice todas las palancas disponibles para convenza a Corea del Norte de que ponga fin a sus provocaciones y que regrese al camino de la desnuclearización", señaló un comunicado presidencial.

Aunque el Pentágono descartó que el misil haya representado una amenaza para la integridad territorial del Estados Unidos, sus territorios o sus aliados, The Washington Post estimó que su rango pudo haber alcanzado Washington, DC.

El nuevo lanzamiento tuvo un rango de ocho mil 100 millas (13 mil kilómetros)", de acuerdo con el Programa de Seguridad Global de la Unión de Científicos Preocupados. Según Corea del Norte, el misil tiene la capacidad de transportar una cabeza nuclear.

Durante su conversación telefónica, el presidente Trump subrayó la determinación de Estados Unidos de defenderse a sí mismo y a sus aliados ante lo que caracterizó como la "creciente amenaza de Corea del Norte".

Corea del Norte disparó la madrugada del lunes (tiempo local) un misil balístico no identificado desde una zona al norte de Pyongyang hacia el mar del Este, un nuevo acto de provocación después de una pausa de 75 días.

Se trata del primer lanzamiento de Corea del Norte desde el pasado 15 de septiembre, cuando disparó un misil balístico de medio alcance sobre Japón, días después de haber realizado su sexta prueba nuclear.

El lanzamiento fue celebrado en la televisión norcoreana, que reservó el espacio de la noticia para la presentadora estrella del canal, Ri Chung-hee, quien anunció el "exitoso" lanzamiento, que "autorizó y presenció personalmente el líder" Kim Jong-un.

En un boletín especial emitido horas antes del inicio de la programación habitual de la televisión estatal norcoreana, Ri detalló que el misil voló 950 kilómetros y alcanzó un apogeo de 4.475 kilómetros, datos que , según la agencia EFE, están en sintonía con los que manejan Seúl, Washington y Tokio.

Rusia, que también es miembro permanente del Consejo de Seguridad, condenó la "acción provocadora que apunta a incrementar la tensión y aleja la posibilidad de arreglar la crisis".

  • Rusia pide suspender actividad militar en la región

La Cancillería rusa expresó en un comunicado su “grave preocupación” por la nueva prueba de misil llevada a cabo por Pyongyang “en violación de las resoluciones correspondientes del Consejo de Seguridad de la ONU”.

“En este contexto llamamos a todas las partes a empezar sin demora a implementar la hoja de ruta rusa para solucionar la crisis coreana”, dice la nota al indicar que de momento no hay “alternativas sensatas” a la iniciativa rusa.

Así, la Cancillería rusa exhortó “a Corea del Norte a suspender las pruebas nucleares y de misiles, y a EEUU y Corea del Sur a abstenerse de realizar los ejercicios aéreos a una escala sin precedentes, programados para inicios de diciembre de este año, que solo caldearán más una situación ya de por sí explosiva”.

El Ministerio de Exteriores ruso señaló que “todos los países involucrados necesitan evitar provocaciones, mostrar contención y no adoptar nuevas medidas que agudicen las tensiones”.

  • El cohete puede alcanzar “todo el territorio de EE.UU.” dijeron los medios norcoreanos

Pyongyang confirmó que el último proyectil lanzado es un nuevo modelo de misil balístico intercontinental (ICBM), bautizado Hwasong-15, capaz de portar una cabeza nuclear de gran tamaño y alcanzar “todo el territorio de Estados Unidos”, lo que provocó la reacción del presidente estadounidense, Donald Trump, que acordó con los mandatarios de Japón y Corea del Sur, Shinzo Abe y Moon Jae-in, acciones contra Corea del Norte.

La veterana presentadora de la televisión norcoreana Ri Chung-hee anunció el “exitoso” lanzamiento, que “autorizó y presenció personalmente el líder” Kim Jong-un, y que es el primero de Pyongyang tras dos meses y medio sin realizar ningún ensayo armamentístico.

En un boletín especial emitido tres horas de que empezara la programación habitual de la televisión estatal norcoreana, Ri detalló que el misil voló 950 kilómetros y alcanzó un apogeo de 4.475 kilómetros, datos que , según la agencia EFE, están en sintonía con los que manejan Seúl, Washington y Tokio.

De acuerdo a esa información, el Hwasong-15 alcanzó la mayor altura que voló hasta la fecha un proyectil norcoreano. Teniendo en cuenta que el misil fue lanzado con un ángulo muy abierto, algunos expertos creen que el proyectil podría haber recorrido en un vuelo normal más de 13.000 kilómetros, suficiente para alcanzar Washington o cualquier parte continental de Estados Unidos.

El misil, disparado desde un punto a unos 25 kilómetros al norte de Pyongyang, voló en dirección Este antes de caer en aguas del Mar de Japón (llamado “Mar del Este” en las dos Coreas), a unos 250 kilómetros de la costa de la prefectura nipona de Aomori. Estas aguas pertenecen a la zona económica especial (EEZ, por sus siglas en inglés) de Japón, un espacio que se extiende a unos 370 kilómetros desde su litoral.