La aprobación del presidente estadounidense Donald Trump descendió aún más después del asalto al Capitolio de EE.UU. hasta el punto de que el 60% de los estadounidenses rechaza su gestión como mandatario.

La encuesta, publicada por la Universidad de Quinnipiac, en el estado de Connecticut (noreste de EE.UU.), mostró que únicamente el 33% de los votantes aprueba la labor del presidente saliente estadounidense, cuando tan solo le quedan ocho días para desalojar la Casa Blanca.

El sondeo, realizado después de los violentos disturbios del miércoles en la sede del Congreso de EE.UU., detalla, además, que la aprobación del líder republicano está en su punto más bajo desde que asumiera la Presidencia en 2017.

Por otro lado, el 60% de los encuestados dijo que desaprueba el desempeño laboral del magnate neoyorquino, mientras que entre el Partido Demócrata el 94% rechaza la forma en la que Trump maneja el Gobierno como jefe de Estado.

Asimismo, el 56% afirmó que el mandatario saliente es responsable de lo ocurrido en el Capitolio y el 48% dijo que Trump no está mentalmente estable.

La caída de la aprobación del magnate neoyorquino se debe, entre otras razones, a los disturbios en la sede del Congreso de EE.UU., cuando los partidarios de Trump invadieron las instalaciones del poder legislativo, mediante actos violentos y vandalismo, además de crear caos en Washington D.C. (capital estadounidense), en hechos que dejaron cinco muertos y varios heridos.

Otra parte del sondeo, dedicada al presidente electo de EE.UU., Joe Biden, que accederá oficialmente a la Casa Blanca el próximo 20 de enero, muestra que el 31% de los estadounidenses cree que el demócrata podría resolver la crisis socio-política de EE.UU., mientras que el 56% señala que espera que las divisiones partidistas sigan siendo las mismas que hoy.

De igual modo, el 58% de los estadounidenses, rechazando la teoría de la conspiración enarbolada por Trump sobre un supuesto fraude electoral en las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, aseveró que no se produjo tal fraude.

No obstante, Trump no acepta tener ninguna responsabilidad por ataque a Capitolio, y aseguró que el discurso a sus seguidores fue "totalmente apropiado."

El presidente, en sus primeros comentarios a los reporteros desde el ataque de la semana pasada, no se responsabilizó por la mortal invasión de la turba al edificio, pero también dijo que no quería "nada de violencia".

Trump defendió sus incendiarios comentarios ante una multitud de seguidores la semana pasada en la capital estadounidense como "totalmente apropiado", y no mostró ningún remordimiento por el siguiente ataque, la incursión doméstica más seria y mortal en el Capitolio en la historia de la nación.

El presidente agregó que la decisión de las grandes redes sociales de suspender sus cuentas de manera permanente también estaba provocando "ira" y que sigue gozando de un "enorme apoyo" popular.