El presidente estadounidense, Donald Trump, despidió al encargado de la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad (CISA, por sus siglas en inglés), Chris Krebs, quien había dicho que sus falsas acusaciones de un supuesto "fraude electoral" no eran ciertas.

Dos semanas después de los comicios en los que fue derrotado por el demócrata Joe Biden, el mandatario republicano sigue asegurando que ganó y afirma, sin ninguna prueba, que hubo irregularidades en las presidenciales.

"La reciente declaración de Chris Krebs sobre la seguridad de las elecciones de 2020 fue muy inexacta, ya que hubo fraudes y fallas masivas, incluyendo personas muertas que votaron, observadores electorales que no fueron permitidos en los lugares de votación, 'fallas' en las máquinas de votación que cambiaron … votos de Trump a Biden, gente que votó tarde y muchos más. Por lo tanto, con efecto inmediato, Chris Krebs ha sido despedido como Director de la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad", declaró Trump.

Las agencias encargadas de la seguridad electoral consideran que los comicios fueron "los más seguros de la historia de Estados Unidos". Inclusive Krebs tuiteó en respuesta minutos después de Trump: "Honrado de servir. Lo hicimos bien. Defender el hoy, asegurar el mañana. #Protect2020". El número dos de Krebbs, Matthew Travis, renunció a su puesto poco después, según indicó una fuente a NBC News.

Krebs había sido nombrado por el mismo Trump, y es respetado por tanto demócratas como republicanos.