El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó hoy que su país no olvidará "nunca" los atentados a las torres gemelas de Nueva York y al Pentágono en Washington DC de hace 18 años, en los que murieron más de 3.000 personas.

"Nunca olvidaremos. 11-9-2001", tuiteó hoy el mandatario, quien junto con su esposa Melania, hizo un minuto de silencio en el jardín de la Casa Blanca para recordar a las víctimas de los atentados.

Ambos salieron de la Casa Blanca y llegaron al lugar de la ceremonia dándose la mano, tras el himno estadounidense. Luego fue el turno de la banda presidencial.

Asimismo, una multitud enorme se reunió en el South Lawn, mientras el país entero se detenía a la hora en que se produjeron los atentados.

Más tarde Trump y su esposa participarán en una ceremonia en el memorial del Pentágono que recuerda a los muertos en los ataques.

Además del homenaje realizado, el presidente de los Estados Unidos prometió una escalada en el combate contra los talibanes en Afganistán, dos días después de cancelar las conversaciones de paz con ese grupo insurgente debido a un nuevo atentado en Kabul.

En el discurso realizado en el Pentágono, Trump recordó que este fin de semana suspendió una reunión que tenía prevista en la residencia presidencial de Camp David con los talibanes y el gobierno afgano, para impulsar un acuerdo de paz.

"Teníamos programadas conversaciones de paz hace unos días, y las cancelé cuando me enteré de que habían matado a un gran soldado estadounidense de Puerto Rico y a otras once personas inocentes", recordó Trump, citado por la agencia de noticias EFE.

"(Los talibanes) creyeron que usarían este ataque para demostrar fuerza, pero lo que demostraron fue una debilidad imparable. En los últimos cuatro días hemos golpeado más duro a nuestro enemigo que nunca antes, y eso continuará", advirtió.