El presidente estadounidense, Donald Trump, insistió en que evalúa la imposición de "aranceles o cuotas" a las importaciones de acero y aluminio extranjero, especialmente de China, al considerar que la industria nacional está siendo diezmada por la "competencia desleal".

"Están destruyendo nuestras industrias, y no podemos dejar que eso ocurra", afirmó Trump en una reunión con congresistas sobre comercio internacional en la Casa Blanca.

“Están destruyendo nuestras industrias, y no podemos dejar que eso ocurra”, afirmó Trump

Entre los posibles países afectados, Trump solo citó expresamente a China al señalar que está produciendo acero "por encima de su capacidad".

"Quiero mantener los precios bajos pero también quiero asegurar que tenemos una industria siderúrgica y de aluminio y la necesitamos por una cuestión de defensa nacional. Si alguna vez vamos a tener un conflicto, no queremos comprar acero de un país con el que estemos peleando", agregó.

El mandatario añadió que había recibido el informe 232 del Departamento de Comercio para evaluar si las prácticas comerciales de China podrían incluir ventas a pérdida, y que tiene ahora 90 días para analizar qué medidas aplicar.

Frente a las palabras del presidente, el senador republicano por Missouri Roy Blunt llamó a ser cautelosos para no empezar "una guerra comercial".

Trump, que ha prometido endurecer la política comercial de Washington bajo el lema de "Estados Unidos primero", afirmó que estudia aplicar "impuestos recíprocos".

Desde su llegada a la Casa Blanca hace poco más de un año, el presidente retiró a EEUU del Tratado Transpacífico, firmado con otras 11 naciones de la cuenca del Pacífico, y ha forzado la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en vigor desde 1994 con México y Canadá.

Estados Unidos tuvo en 2017 un déficit en su comercio internacional de bienes y servicios de 566.600 millones de dólares, el mayor en nueve años, con un desequilibrio de 375.000 millones de dólares tan solo con China.

Reciprocidad
"Vamos a cobrarles a los países que toman ventaja de Estados Unidos. Algunos de ellos son supuestos aliados, pero no son aliados en comercio. Vamos a estar haciendo bastante de un arancel recíproco, y estarán escuchando de ello esta semana y en los próximos meses", afirmó Trump el lunes.

EE.UU. tuvo en 2017 un déficit en su comercio internacional de u$s566.600 millones

En una reunión sobre infraestructura en la Casa Blanca, el mandatario de EE. UU. señaló que no dejarán que otros países se aprovechen de su país.

"No podemos seguir permitiendo que las personas entren a nuestro país y nos roben a ciegas y nos cobren aranceles e impuestos enormes y nosotros no les cobramos nada. No podemos permitir que eso suceda", añadió.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, quien también estuvo en el evento, aplaudió la idea y dijo que su país necesita un arancel recíproco porque tiene que reposicionarse frente a sus socios comerciales.
 

Varios socios asiáticos en la mira del presidente de EE.UU.

El presidente Donald Trump, consideró que el acuerdo comercial de Estados Unidos con Corea del Sur es un “desastre”, y volvió a mencionar la posibilidad de adoptar medidas de represalia contra China.

‘El acuerdo con Corea del Sur es un desastre”, dijo Trump a periodistas, para quien las bases de ese intercambio comercial son “muy malas” y además es un entendimiento “incompetente”, de forma que se impone negociar un “acuerdo justo”. El intercambio comercial con Corea del Sur debía producir empleo pero sin embargo “no produce nada más que pérdidas”, dijo.

Ya el lunes Trump había emitido una clara amenaza a los principales asociados comerciales de Estados Unidos, pero especialmente a China, Japón y Corea del Sur, ya que con esos tres países “perdemos una enorme cantidad de dinero”.