El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó un "incremento sustancial" de las sanciones contra Irán, tres días después de los ataques contra instalaciones petrolíferas en Arabia Saudí.

"Acabo de instruir al secretario de Tesoro que incremente sustancialmente las sanciones contra el país de Irán", ha afirmado el mandatario en un mensaje en su cuenta Twitter.

El gobierno saudí presentó ayer ante la prensa los restos de misiles y drones usados en el ataque a dos instalaciones de la petrolera estatal Aramco. Un material que, según el ministerio de Defensa de ese país, apunta a que Irán se halla detrás de un sabotaje que obligó al reino a suspender la mitad de su producción de crudo. Sin embargo, las autoridades no determinaron si fueron lanzados desde territorio iraní.

Trump envió al secretario de Estado, Mike Pompeo, a Arabia Saudita para coordinar la respuesta de su país a los ataques con drones contra las refinerías saudíes, según indicó oficialmente el Departamento de Estado.

El sábado último, dos refinerías de la petrolera estatal Aramco, clave para el abastecimiento mundial de crudo, fueron atacadas con diez drones, causando una reducción de cerca del 50 % de su producción y provocando una fuerte suba del precio del petróleo.

Hasta ayer, Trump había evitado señalar definitivamente a Irán y solo había dicho que "parece que sí" fue el país persa el que estuvo detrás del ataque, pese a las reiteradas negativas de Teherán.

En las últimas semanas, Trump había dejado clara su voluntad de encontrarse la semana que viene en Nueva York con el presidente iraní, Hasán Rohaní, pero hoy rebajó las expectativas al respecto, al afirmar: "Nunca descarté nada, pero prefiero no reunirme con él".

El Gobierno iraní por su parte, advirtió a Estados Unidos que dará una respuesta "aplastante e inmediata" a cualquier eventual agresión de represalia por los recientes ataques con drones contra la petrolera saudí Aramco.

Una carta entregada en la embajada suiza de Teherán, la encargada de los intereses estadounidenses en el país persa al no existir relaciones diplomáticas, precisó que el alcance de la respuesta "no se limitará al origen de la amenaza".

La reacción de Irán será "aplastante y completa", según apuntó el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní, Ali Shamjaní, quien advirtió asimismo de que Irán está "preparado para sorprender a los agresores".

"La política estratégica de Irán es la reducción de las tensiones y evitar cualquier conflicto mediante el dialogo continuó Shamjaní, pero vigilamos cualquier intento de agredir al país".

El responsable de seguridad también afirmó que las armas del Ejercito yemení, en alusión a las fuerzas de los rebeldes hutíes, son de "diseño y fabricación propio" y no iraníes.