El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visitará Perú y Colombia el mes próximo, en su primer viaje como mandatario a América Latina, una región a la que ha enviado muchos mensajes hostiles. 

La Casa Blanca dijo el viernes que Trump viajará a Lima para asistir el 13 y 14 de abril a la Cumbre de las Américas, tras lo cual visitará Colombia, uno de sus principales aliados. 

El anuncio pone fin a especulaciones sobre la participación de Trump en el encuentro hemisférico y muestra un acercamiento hacia Colombia tras tensiones bilaterales en los últimos tiempos, debido al exponencial aumento de la producción de cocaína en el país sudamericano. 

Trump, que a diferencia de sus predecesores Barack Obama y George W. Bush no visitó a sus vecinos del sur durante su primer año de gobierno, no había confirmado aún su participación en la Cumbre de las Américas, lanzada en Miami en 1994 a instancias del estadounidense Bill Clinton para promover la integración comercial. 

El mandatario conversó el miércoles sobre la cita con el anfitrión, el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski. Pero la Casa Blanca recién anunció que Trump irá a Lima luego de un contacto telefónico el viernes con Mauricio Macri. 

Venezuela, “prioridad número uno” 

Durante la llamada, “Trump destacó la necesidad de que los países de la región trabajen juntos para devolver la democracia al gran pueblo de Venezuela”, según la Casa Blanca. 

La VIII Cumbre de las Américas, la primera que se celebra desde que Trump asumió el poder, es un foro que Estados Unidos tradicionalmente ha aprovechado para influir en asuntos regionales. La grave crisis institucional, económica y social que atraviesa Venezuela sin duda estará presente en los debates en Lima. 

Por otra parte, el presidente venezolano Nicolás Maduro, a quien Trump ha tildado de “dictador” y que busca la reelección en unas cuestionadas elecciones en mayo que buena parte de la comunidad desconoce, aseguró que asistirá a la Cumbre en Lima, pese a que Perú dijo que su presencia no será bienvenida.