El presidente de EEUU, Donald Trump, dijo que una de las tres prioridades de su reciente viaje por Asia fue unificar a la comunidad internacional contra la amenaza nuclear de Corea del Norte, estrategia en la que atribuyó un especial papel a China y a Rusia.

Uno de los tres objetivos del viaje por Asia fue “unir al mundo contra la amenaza de Corea del Norte y lograr su desnuclearización”, dijo el mandatario en un discurso en la Casa Blanca sobre su gira por Japón, Corea del Sur, China, Vietnam y Filipinas. “Hemos pedido especialmente a China y a Rusia que se sumen a este esfuerzo”, dijo Trump.

El presidente puso énfasis en las recientes rondas de sanciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) contra Pyongyang y en las medidas específicas adoptadas por su administración, así como por Seúl y Tokio para cortar las vías de financiamiento de los programas norcoreanos de armamento nuclear y de misiles.

“El presidente chino, Xi Jinping, admitió que Corea del Norte presenta una gran amenaza a China y acordamos que no aceptaremos los llamados acuerdos de ‘doble congelación’ que a menudo fracasaban en el pasado”, dijo el mandatario estadounidense.

La tensión entre Corea del Norte y Estados Unidos se agravó últimamente debido a las pruebas nucleares y balísticas de Pyongyang y los ejercicios militares que Washington y Seúl realizan con regularidad en la Península de Corea.

El Pentágono mantiene en territorio surcoreano cerca de 28.000 soldados, mientras Pyongyang sigue incrementando su capacidad nuclear y balística pese a las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

El 11 de septiembre el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad una resolución que endurece las sanciones contra Corea del Norte, sobre todo en el ámbito de los hidrocarburos, en respuesta a su sexto ensayo atómico llevado a cabo el 3 de septiembre.

  • Visita oficial después de un año

El jefe del Departamento Internacional del Partido Comunista de China, Song Tao, viajará mañana a Corea del Norte después de más de un año sin visitas de altos cargos chinos a ese país vecino y luego de dos meses sin ensayos armamentistas de Pyongyang.

El objetivo formal del viaje será informar a Pyongyang sobre los resultados del XIX Congreso del Partido Comunista Chino, que se celebra cada cinco años y que sesionó durante octubre en Beijíng, informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

No obstante, el viaje ocurre días después que el presidente chino, Xi Jinping, se reuniera con su par de Estados Unidos, Donald Trump, que presiona para que China adopte una posición más dura con Corea del Norte por sus desafíos nucleares y con misiles.

Por ello, se espera que Song Tao hable con las autoridades norcoreanas de las críticas internacionales a los programas de armas del país, informó la agencia de noticias EFE.

No se confirmó si el funcionario se reunirá finalmente con el máximo líder norcoreano Kim Jong-un.