El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró estar dispuesto a posponer la fecha límite del 1 de marzo para aumentar los aranceles a los productos chinos, si se concretan avances en las conversaciones para poner fin a la guerra comercial entre los dos países.

"Si estamos cerca de un acuerdo en el que creemos que podemos llegar a un acuerdo real y se va a concretar, me permitiré posponer (la fecha límite) por un tiempo", afirmó Trump, quien no obstante agregó que "en términos generales no me siento inclinado" a retrasar el aumento de las tarifas.

El mandatario estadounidense señaló que espera poder reunirse con su homólogo Xi Jinping en algún momento para poner fin al enfrentamiento comercial entre ambas naciones. Trump también consideró que Estados Unidos "tiene un gran equipo en China" que intenta alcanzar un acuerdo comercial y que Beijing quiere hacer un trato.

Funcionarios de Estados Unidos y China comenzaron una nueva ronda de negociaciones en Beijing esta semana con la intención de finalizar su enfrentamiento comercial antes del 1 de marzo, que era fecha límite para alcanzar un consenso.

Conforme a las condiciones que ambos mandatarios acordaron en diciembre de 2018 en el marco de la Cumbre del G20 en Buenos Aires para lograr un armisticio comercial, si EE.UU. y China no alcanzan un acuerdo antes del 1 de marzo Washington cumplirá su amenaza, y elevará las tarifas que impuso en septiembre a las importaciones de bienes chinos por u$s200.000 millones, desde el 10% hasta el 25 por ciento.

Los dos gigantes económicos se encuentran librando un combate arancelario desde julio del año pasado pasado. Las principales quejas de EE.UU. contra China apuntan al creciente desequilibrio de la balanza comercial, el espionaje intelectual, la falta de acceso de empresas estadounidenses al mercado chino, las transferencias forzosas de tecnología y el hecho de que Beijing otorgue subsidios multimillonarios a compañías estatales.