El presidente surcoreano, Moon Jae-in, será recibido hoy por su par estadounidense, Donald Trump, para tratar de reactivar el diálogo sobre desnuclearización con Pyongyang tras la fallida cumbre de Hanoi.

La reunión en febrero pasado en la capital vietnamita entre Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se cerró sin acuerdo con respecto al proceso para desnuclearizar Corea del Norte.

"Esta nueva cumbre se produce porque es necesario que los dos países ( Corea del Sur y Estados Unidos) mantengan consultas para reactivar rápidamente el empuje del diálogo", dijo el vicedirector de la Oficina de Seguridad Nacional surcoreana, Kim Hyung-chong, en una rueda de prensa en la oficina presidencial, en Seúl, antes de que partiera el jefe de Estado rumbo a Washington.

El desacuerdo de febrero giró en torno al número de activos del programa de armas norcoreano a desmantelar (además del nuclear, Washington abogó porque Piongyang desmantele también los de misiles y armas químicas y biológicas) y al volumen de sanciones internacionales sobre Corea del Norte que Washington aliviaría a modo de "medida correspondiente".

Washington consideró insuficiente lo ofrecido por Pyongyang, que pidió el levantamiento de buena parte de las sanciones a cambio de inutilizar su centro de investigación nuclear de Yongbyon, que no fue aceptado y volvió entonces a estancarse la posibilidad de avanzar.

Seúl y Washington coinciden en la necesidad de reavivar el estancado diálogo, pero aparentemente divergen en las vías para incitar a Kim a que muestre avances en su desnuclearización, informó la agencia de noticias EFE.

Mientras Trump se ha mostrado muy tajante, Moon parece ser más partidario a recompensar progresivamente a Kim por sus avances, y es previsible que ambos líderes traten este punto en su inminente cumbre en Washington.

El presidente surcoreano hablará con Trump sobre la posibilidad de celebrar un nuevo encuentro con Kim, en lo que sería la cuarta cumbre intercoreana en un año, para dar impulso a las negociaciones y evitar que descarrilen.

Tras el fracaso en Hanoi, la vicecanciller norcoreana, Choe Son-hui, advirtió que Pyongyang medita ahora abandonar el diálogo con Estados Unidos y retomar las pruebas de armas debido a las demandas "gangsteriles" de Washington en la mesa de negociación.

La cumbre entre Moon y Trump de hoy l se va a producir precisamente el mismo día en que Corea del Norte inaugura legislatura en su Asamblea Popular Suprema, donde se cree que Kim podría pronunciarse con respecto a lo dicho por Choe.

No obstante, los expertos creen que por el momento Kim no optará por retornar a la anterior actitud beligerante y seguirá tendiendo la mano a la Casa Blanca.