Un alcalde turco del opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP) ha sido detenido por su presunta relación con el clérigo islamista Fetulá Gulen, al que Ankara acusa de estar detrás del intento de golpe de Estado de julio de 2016, según ha informado la Fiscalía turca.

Ankara ha tomado medidas contra los seguidores de este clérigo tras intentar cometer un presunto golpe de Estado, donde murieron cerca de 250 personas, y actualmente se siguen desarrollando acciones contra esta red.

Burak Oguz, el alcalde de distrito de Urla, en la provincia de Esmirna, es la primera persona del CHP a nivel municipal en ser detenido desde las elecciones de marzo.

El Gobierno turco también ha suspendido de su cargo a 28 dirigentes locales de la formación prokurda Partido Democrático de los Pueblos (HDP) por presuntos vínculos con milicianos kurdos. En total, 22 dirigentes han sido detenidos desde agosto y 19 continúan en prisión preventiva, según ha informado el HDP.

El representante del grupo provincial del CHP, Deniz Yucel, ha negado cualquier acusación sobre el alcalde y sus presuntas relaciones con la red de Gulen. "No hay ninguna posibilidad de que FETO (nombre por el que Ankara designa a la organización de Gulen) sobreviva dentro del CHP", ha expresado en Twitter. Además, ha condenado la decisión judicial por destituir a una persona que ha sido elegida.

Gulen vive en Pensilvania desde 1999 y ha negado cualquier participación en un intento de golpe de Estado. En los últimos tres años, más de 77.000 personas han sido encarceladas, pendientes de juicio, y cerca de 150.000 funcionarios y militares, entre otros, han sido despedidos o suspendidos de su trabajo.