El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, hizo un llamamiento a que no se renuncie al "sueño" de que el Reino Unido revoque el proceso de salida de la Unión Europea, e instó a los políticos a que no permitan que el cansancio por las negociaciones del Brexit lleve a una partida apresurada.

Al informar sobre la cumbre de la semana pasada al Parlamento Europeo en Estrasburgo, el presidente del Consejo Europeo, Tusk, dijo que sus comentarios eran una respuesta a las declaraciones de un líder nacional que había advertido a los "soñadores" que no piensen que "el Brexit podría ser revertido".

"En este momento bastante difícil de nuestra historia, necesitamos soñadores y sueños. No podemos rendirnos al fatalismo. Al menos no dejaré de soñar con una Europa mejor y más unida", dijo Tusk.

No está claro a qué líder se refería, pero durante la cumbre destacó el papel del presidente francés, Emmanuel Macron, que presionó para acortar el tiempo concedido al Reino Unido para que decida si sale de la UE con un acuerdo.

La cumbre alcanzó el consenso de darle a Reino Unido otros seis meses.

Tusk dijo: "Sé que, a ambos lados del Canal, todos, incluido yo mismo, estamos agotados con el Brexit, lo cual es completamente comprensible. Sin embargo, esto no es una excusa para decir: Acabemos con esto, solo porque estemos cansados".

En tanto, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, advirtió que no prevé que la UE vuelva a acordar una nueva extensión al Brexit tras la consensuada hasta el 31 de octubre, y señaló esta fecha como "el nuevo límite para una salida ordenada".

En un debate con el pleno del Parlamento Europeo sobre la prórroga el Brexit acordada en la última cumbre europea, Juncker indicó que si el Parlamento británico no ha logrado ratificar el acuerdo de salida para antes del 31 de octubre"habrá un Brexit duro que preferimos evitar".