La Comisión Europea (CE) confirmó la desaceleración económica de la eurozona al rebajar sus previsiones de crecimiento para 2019 hasta el 1.9%, mientras que para 2020 pronosticó que la suba del Producto Bruto Interno (PBI) se ralentizaría aún más y llegaría al 1.7%, ante una "creciente incertidumbre global".

Para el conjunto de la Unión Europea ( UE), el organismo que preside Jean Claude Juncker también estimó que el aumento del PBI se desaceleraría una décima el próximo año, hasta el 1.9%, y se situaría en el 1.8% durante 2020.

Dado que el " Brexit", la salida del Reino Unido de la UE, está previsto para el 29 de marzo de 2019, la CE publicó ayer, además, previsiones de crecimiento sin tener en cuenta a este país.

En ese caso, la economía de los Veintisiete se expandirá un 2% el año que viene, una décima menos que el anterior pronóstico de verano, dado a conocer en julio, y un 1.9% en 2020.

Por lo que a 2018 se refiere, Bruselas mantuvo sus estimaciones estivales para los países del euro y los Veintiocho (2.1% en ambos casos), pero las rebajó una décima para los Veintisiete, hasta el 2.2%.

El Ejecutivo comunitario atribuyó esos descensos a "la creciente incertidumbre global", las tensiones comerciales internacionales, precios del petróleo más elevados y "los riesgos" asociados al resultado de la negociación sobre la salida británica de la UE.

Además, recalcó que el recalentamiento de la economía estadounidense, impulsado por estímulos fiscales procíclicos, podría generar una suba más rápida de lo previsto de los tipos de interés, "lo que tendría numerosos efectos indirectos negativos fuera de los Estados Unidos, sobre todo en los mercados emergentes".

Asimismo apuntó que el aumento previsto del déficit por cuenta corriente de Washington también podría "avivar las tensiones comerciales con China".

"Cualquier aumento de las tensiones comerciales también podría perjudicar a la UE por su efecto sobre la confianza y las inversiones y su alto nivel de integración en las cadenas de valor mundiales", subrayó la Comisión Europea.