Si bien ocho de cada diez estadounidenses respaldan los planes de incrementar los fondos para caminos, puentes, puertos y redes de agua potable, en lo referente a las prioridades del gasto hay una profunda división entre demócratas y republicanos, según una nueva encuesta de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research.

El presidente Joe Biden apuesta a que su consenso con un grupo de senadores republicanos ayudará a conseguir la aprobación de un proyecto de infraestructura de 973.000 millones de dólares en el Congreso, mientras que los demócratas presentarían por separado un proyecto de 3,5 billones de dólares con fondos para créditos fiscales por hijo, escuelas, salud y otras prioridades. Esta divergencia no sólo afecta a Washington sino que aparentemente se extienden a la ciudadanía en general.

Según la encuesta difundida por AP, una pequeña mayoría, el 55%, aprueba el manejo de la infraestructura por Biden, mientras que el 42% lo desaprueba. Analizado por partidos, lo respaldan ocho de cada 10 demócratas, pero apenas dos de cada 10 republicanos.

Tras el estímulo a la economía que significó el paquete de 1,9 billones de dólares para el coronavirus —que pareció impulsar la inflación— el gobierno confía en que muchos ciudadanos votarán por la infraestructura y otras iniciativas para ayudar a la economía en camino a las elecciones de 2022

Sectores

El sondeo de AP muestra un apoyo generalizado al fortalecimiento de la red eléctrica, golpeada este año por una fuerte helada en Texas y el tiempo extremo en meses recientes en el resto del país. Muchas otras ideas para la infraestructura propuestas por Biden reflejan las divisiones partidistas y los republicanos en general expresan incertidumbre u oposición a muchas propuestas.

Al menos seis de cada 10 personas respaldan la financiación del transporte público local, la vivienda a buen precio y el servicio de internet de banda ancha. Los tres proyectos tienen el apoyo de la gran mayoría de los demócratas, pero de menos de la mitad de los republicanos.

Dos tercios de los demócratas están a favor de financiar el servicio de pasajeros y ferroviario, comparado con cuatro de cada 10 republicanos. Entre los republicanos, la cuarta parte dice que se opone y un tercio dice que no tiene opinión.

El 45% de los encuestados apoya la financiación de estaciones de carga para vehículos eléctricos, mientras que el 29% se opone. Dos tercios de los demócratas, pero apenas la cuarta parte de los republicanos están a favor. La mitad de los republicanos se oponen.

Desempleo

En tanto, se conoció una inesperada suba de la cifra de pedidos de subsidio por desempleo, rompiendo una tendencia descendente de dos meses seguidos. 

Según indicó el Departamento de Trabajo, el número de personas que pidió el beneficio subió de 368.000 a 419.000: es decir, 51.000 pedidos más que la semana anterior.

La cifra es la más alta en dos meses y muy por encima de lo previsto por los economistas (de acuerdo con una encuesta de la agencia de noticias Bloomberg, se preveían 350.000 solicitudes), lo cual indica una complicada recuperación para el mercado laboral en los Estados Unidos.

Esto sucede pese a la previsión de buenos indicadores para el otoño boreal a medida que las empresas abren nuevos puestos (hay cerca de 9,8 millones de puestos ofertados) y los beneficios excepcionales por la pandemia llegan a su fin.

A pesar de estos indicadores, el total de personas recibiendo algún beneficio de programas gubernamentales descendió 1,2 millones a 12,57 millones de individuos.