Tras dos años sin partido político, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se afilió al derechista Partido Liberal (PL) para buscar la reelección en octubre de 2022 y además frenar el avance de alguno de los más de cien pedidos de juicio político en su contra.

Con un cartel por detrás en el que se podía leer 'El presidente que hizo el mejor programa social del mundo ahora es del PL", Bolsonaro recalcó: "No estamos aquí lanzando a nadie a ningún cargo. Es un evento simple, pero de mucha importancia, la afiliación es un paso para pensar en algo más adelante".

El mandatario aprovechó para criticar a la izquierda. "El futuro de Brasil está en nuestras manos. Nosotros echamos a la izquierda. Miren hacia dónde van algunos países como Venezuela. Nosotros no queremos eso", destacó. 

Y repitió su lema de campaña durante las elecciones de 2018:"Agradezco a dios por este momento. Brasil por encima de todo y dios por encima de todo", informó el sitio web RTenespañol.

Respaldo

La afiliación del presidente al PL estaba prevista para la semana pasada, sin embargo, se pospuso por desencuentros relacionados con las alianzas electorales del partido con fuerzas de izquierda en algunos estados. Según la ley electoral, los candidatos deben estar afiliados a un partido al menos seis meses antes de los comicios.

También se afilió al partido el senador Flávio Bolsonaro, quien podría asumir el papel de coordinador de la campaña de su padre en 2022.

Bolsonaro abandonó el Partido Social Liberal (PSL) a finales de 2019 tras una serie de disputas internas. Desde entonces, ha intentado negociar sin éxito con varias formaciones y llegó a crear un nuevo partido, Aliança Brasil, que no salió adelante por falta de apoyos.

El PL es uno de los principales símbolos del 'centrão', un influyente grupo de partidos conservadores del Congreso, conocido por negociar su apoyo al gobierno de turno a cambio de cargos. La formación está compuesta por cuatro senadores y 43 diputados federales, pero el partido, salpicado en los últimos años por escándalos de corrupción, espera aumentar el número con la llegada del mandatario.

Según una encuesta de la consultora Atlas, un 65,3 % de los entrevistados rechazó la gestión del mandatario al frente del Palacio de Planalto, una cifra que en mayo era del 57 por ciento.

Acercarse al 'centrão' para formar una base aliada sólida en el Congreso y frenar los más de 100 pedidos de 'impeachment' en su contra ha sido una prioridad del ultraderechista.  

En baja

Según una encuesta difundida por la consultora Atlas, un 65,3% de los entrevistados rechazó la gestión del mandatario al frente del Palacio de Planalto, una cifra que en mayo era del 57 por ciento.

Además, un 32% de los encuestados tiene una imagen positiva de Bolsonaro, contra un 48% de Lula. 

Por otro lado, según la consultora, un 30% –frente al 25% en septiembre– dijo tener una imagen positiva de Sergio Moro, el exjuez de 'Lava Jato', la mayor operación anticorrupción de la historia de Brasil y cuyas sentencias (anuladas este año por el Supremo Tribunal de Brasil) enviaron a Lula a la cárcel por casi dos años.

De presentarse a las elecciones, Moro, que también fue exministro de Justicia de Bolsonaro y que recientemente se afilió al partido Podemos, representaría la llamada tercera vía en disputa con João Doria, el actual gobernador de Sao Paulo.