El Parlamento brasileño tendrá una alta fragmentación en los próximos cuatros años, con un total de 30 partidos representados en la Cámara de Diputados y otros 21 en el Senado, el mayor número de la historia en la Cámara alta.

La atomización en el Congreso pondrá a prueba la habilidad de negociación del próximo presidente para sacar adelante determinadas reformas (ver aparte), algunas de las cuales necesitan 3/5 de los votos para aprobarse.

No obstante, y como los poderosos bloques de agrodiputados y del evangelismo ya le adelantaron su apoyo, el favorito Jair Bolsonaro tendría buenas oportunidades de formar una mayoría significativa en el Congreso si gana la segunda vuelta el 28 de octubre.

"Lo que se desprende de esta elección es un Congreso más favorable para aprobar las reformas de Bolsonaro", dijo Juliano Griebeler, analista político de la consultora de negocios Barral M Jorge. "Sin embargo, quedan dudas sobre su capacidad para gobernar y desenvolverse entre los grandes partidos debido a que carece de alguien en su entorno con la experiencia".

De acuerdo con el Tribunal Superior Electoral (TSE), en la cámara baja, el número de partidos con diputados electos pasó de 25, en la actual legislatura, a 30 a partir de 2019.

El Partido de los Trabajadores (PT) tuvo el mayor número de diputados electos, no obstante, la bancada cayó de 61 a 56 parlamentarios. Luego se encuentra el Partido Social Liberal (PSL), cuyo crecimiento acompañó la votación de Bolsonaro, y pasó de ocho a 52 diputados electos. El Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y el Movimiento Democrático Brasileño (MDB) fueron las formaciones que perdieron más representantes en la cámara baja, ya que las bancadas pasaron de 49 a 29 y de 51 a 33 diputados, respectivamente.

En el Senado, el número de partidos con representación parlamentaria pasó de 16 a 21, con la elección de nuevos senadores del Partido Social Liberal (PSL), Partido Republicano del Orden Social (Pros), Solidaridad, Partido Republicano Progresista (PRP) y del Partido Humanista de la Solidaridad (PHS), hasta ahora sin representación en la cámara alta del Congreso brasileño.

La mayor bancada del Senado va a continuar siendo el MDB, pero el número de representantes de este partido tuvo una reducción significativa. Hasta el final de la actual legislatura, el MDB tendrá 18 asientos, pero el próximo año pasará a tener solo 11 senadores.

La segunda mayor bancada será la del PSDB, aunque bajó de 12 a ocho senadores. La mayor pérdida, sin embargo, fue del PT, que tenía 12 senadores y se quedará con apenas seis en 2019.