Su cara se hizo conocida por las reiteradas apariciones en las conferencias de prensa diarias del presidente Donald Trump y ahora su rostro también está estampado en camisetas, en tazas de café e incluso en donas: el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, Anthony Fauci, es considerado un héroe en ese país, el más castigado del mundo por el coronavirus.

Fauci, epidemiólogo de 79 años, y principal asesor médico de la Casa Blanca sobre la pandemia de coronavirus (Covid-19), se ganó la reputación por decirle "la verdad a una nación aterrorizada y liderada por un presidente que a veces muestra escasa comprensión de los hechos", publicó la prestigiosa revista Newsweek.

Según la revista, "a muchos estadounidenses les gusta Fauci por su forma directa de explicar un mundo transformado por la pandemia. A menudo se encuentra en la insoportable posición de tener que corregir a Trump, mientras está parado a su lado".

Nadie esperaba, afirma, que este hombre de 79 años, estatura baja y un fuerte acento de Brookly, y que saltó a la fama durante la crisis del sida en la década de 1980, se convirtiera de pronto en ícono de la cultura pop.

Hoy, Fauci está en las redes sociales: da entrevistas en vivo en Snapchat, responde preguntas de la estrella de la NBA Stephen Curry en Instagram y habla con el comediante Trevor Noah en YouTube.

Pero, además, su imagen se extiende a lo largo y ancho del país. Donuts Delite en Rochester, Nueva York, es uno de los varios negocios que rinden homenaje al médico y, al mismo tiempo, aprovecha la faucimanía.

En su comercio se producen rosquillas con la imagen de Fauci en papel comestible donde debería estar el agujero, como una forma de honrar al experto en enfermedades infecciosas del gobierno.

"Nunca conocí a un tipo tan admirado por tanta gente. Jamás escuché un comentario negativo sobre él", dijo a la AFP el dueño de Donuts Delite, Nick Semeraro.

"En mi opinión, él era como una voz tranquila y fría en el caos", dijo sobre el comportamiento de Fauci en las sesiones informativas diarias de Trump durante la crisis del coronavirus.

La cara de Fauci también aparece en camisetas que parafrasean el lema nacional "En Dios confiamos" ("In God we trust") con un pequeño retoque: "En Fauci confiamos".

Además, su imagen está en tazas de café junto a la frase "Mantén la calma y lávate las manos", una variación del afiche británico de la segunda guerra mundial que decía "Mantén la calma y sigue adelante".

El sitio Etsy.com ofrece más de 3.000 artículos dedicados a Fauci, mientras que en Facebook, el club de seguidores "Dr.  Anthony Fauci Fan Club" tiene más de 79.000 miembros.

Y ya hay también un videojuego llamado "La venganza de Fauci", en el que el médico combate al coronavirus con rayos láser que salen de sus ojos.

Este lunes por la mañana, Fauci dijo al popular programa "Good Morning America", de la cadena ABC, que la cuarentena "claramente nos está afectando desde el punto de vista de la economía, desde el punto de vista de cosas que no tienen nada que ver con el virus".

"A menos que reduzcamos el virus, no habrá una reapertura real de la economía. Por lo tanto, si actuamos prematuramente, si creamos una situación que provoque un repunte del virus, eso será contraproducente", añadió Fauci.

Por ello, defendió el aislamiento y pidió continuar con las recomendaciones de reaperturas lentas y graduales.