Casi medio millón de empleos y unos 50.000 millones de libras esterlinas (67.300 millones de dólares) en inversión para el 2030 podría perder el Reino Unido, si no alcanza un buen acuerdo con la Unión Europea (UE) tras el Brexit, según un informe económico privado divulgado en Londres.

El análisis, encargado por el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, a la consultora Cambridge Econometrics, muestra que el Brexit podría conducir a una década de pérdida de empleo y de bajón económico.

En el peor de los casos, el escenario de un Brexit sin acuerdo podría significar sólo en Londres 87.000 empleos menos para el 2030 y la producción económica de la capital podría ser un 2% por ciento más baja de lo previsto.

De acuerdo al análisis, el Brexit impactará menos en la economía de la capital londinense que en el resto del Reino Unido, lo que ampliará la desigualdad.

El documento también analiza el impacto que tendrá el Brexit en nueve sectores clave de la economía.

Según los economistas, cualquier resultado del Brexit será perjudicial para la economía británica, pero aseguran que cuanto más difícil sea la salida de la UE, más grave será el daño económico. El sector clave más afectado en un escenario con un Brexit duro, serían los servicios financieros y profesionales, que podrían tener hasta 119.000 menos empleos.