Diferentes organizaciones italianas se unen para impulsar un nuevo proyecto enfocado a repoblar el municipio de Maida, en la región de Calabria. El objetivo del plan es atraer a los ítalo-descendientes a los pueblos antiguos de Italia, garantizando oportunidades de empleo, alojamiento y reválidas de títulos universitarios según sea el caso. 

Este proyecto surgió de la idea de que los ítalos-descendientes en el mundo son una fuerza con potencial para asentarse en la zona si se ofrecen condiciones de vida más favorables que las que tienen actualmente en el país que viven. 

Los motivos para crear el proyecto

En diálogo con ANSA, Andrea Pacia, aseguró que “ Italia necesita a sus ítalo-descendientes, y a los italianos en el mundo porque es un país envejecido, y tras la pandemia todo cambió completamente.”

“Es preciso crear las condiciones para el regreso: tenemos 21 millones de ítalo-descendientes en la Argentina, 42 millones en Brasil, podemos prácticamente rejuvenecer a Italia cuando queremos”.

En un informe sobre la situación de los ítalo-descendientes, Pacia explicó que el proyecto de invitación a repoblar municipios antiguos como Maida surge del potencial con el que cuentan las personas que viven en otros países que son descendientes de italianos para hacer crecer los pueblos italianos.

La presidenta de la UID aseguró que los países de América Central y del Sur tienen un desarrollo inferior al de Italia, por lo que la migración a estas zonas podría ser una opción viable para los ítalo-desentiendes. Pese a este factor clave, Pacia reconoce que el principal obstáculo para considerar  Italia y sus pequeños pueblos como opción para migrar es el escaso conocimiento de la lengua y cultura italiana. 

Los italianos en el mundo 

El informe citado por Pacia también detalló como, a nivel mundial, los descendientes de italianos obtienen la ciudadanía de sus ancestros, pero deciden instalarse en otros países de Europa o el mundo. En el caso de los que deciden radicarse en Italia, hay una fuerte preferencia por asentarse en las zonas del norte antes que en las islas o zona sur. 

Italia es el único país del mundo donde no hay límites para el reconocimiento de la ciudadanía, pero este reconocimiento aumentó de modo considerable a lo largo del tiempo con el solo fin de mudarse a países europeos de lengua española o portuguesa, e incluso a Norteamérica y otros países de Europa”, puntualizó Pacia. 

En la zona de Calabrio viven actualmente unos 4.600 habitantes

“En particular, entre 1998 y 2006 se concedieron 600.000 actas de ciudadanía italiana por descendencia: de ellas el 40% en Argentina, el 20% en Brasil y, en Europa, especialmente en Francia 54% del total del continente) y en Suiza (25%).

En este sentido, comentó que los solicitantes de la ciudadanía italiana en Argentina y Brasil “son de clase media y media alta, con alto nivel de instrucción. Pero las preferencias van hacia España”.

Según datos confirmados,  registró un incremento del 550% de la comunidad italiana en España, sobre todo en Madrid y Barcelona, donde la mitad de ese porcentaje son ítalo-argentinos.

¿Cómo participar?

El proyecto comenzará en septiembre. Según la presidenta de la Associazione Unione Italo Discendenti nel Mondo, Andrea Pacia, el primer paso para participar es ponerse en contacto con la asociación por medio de correo electrónico (info@unioneitalodiscendenti.it). Las autoridades deberán seleccionar a 15 postulantes para dar inicio al plan. 

El único requisito indispensable es poder garantizar una permanecerá de seis meses en Maida. A cambio, las autoridades ofrecerán cursos de italiano y evaluarán  la conversión de los títulos de estudio extranjeros en títulos italianos.

Trabajo en conjunto 

Con base en los datos y los planes, el propósito del proyecto en Maida es crear las condiciones básicas como trabajo y alojamiento para que los ítalo-descendientes regresen y permanezcan en Italia

Con ese objetivo, la UID habló con empresarios, con municipios, con la Universidad de Calabria (Unical) y otras asociaciones para crear el mejor panorama posible para darle una buena acogida a los que decidan regresar. 

“Los empresarios se pusieron a disposición; además ahora es posible que la persona que tramita el reconocimiento de ciudadanía obtenga durante la espera un permiso de trabajo” aseguro Pacia. 

En referencia al reconocimiento de la ciudadanía, explico que “el reconocimiento es un derecho desde el nacimiento: hasta que no cambie la ley, son italianos los hijos de ciudadanos italianos. Esa ley no la cambiaron siquiera los padres fundadores de la República; quiere decir que debe permanecer así”.

En este sentido, la presidenta de la UID aseguro que por el momento, solo se está promoviendo el proyecto en Maida, pero esperan poder ampliarlo a más regiones de Italia

Además, explico que en el caso de Maida, en la región de Calabria, las autoridades están esperando conseguir fondos de la Unión Europea para favorecer el repoblamiento. Este apoyo permitirá efectuar las modificaciones necesarias para convertirse en un lugar de residencia atractivo para nuevos habitantes.