Brasil tiene un lunes movido, entre festejos y tristezas. El país que preside Jair Bolsonaro volverá a recibir a la Copa América 2021, pero la cantidad de casos y muertes por coronavirus (Covid-19) preocupan a la opinión pública, que cuestiona cómo se podrá llevar a cabo un certamen de esa magnitud en un contexto de emergencia sanitaria. Sin embargo, hay una ciudad, llamada "el oasis de la pandemia", que podría albergar al torneo tranquilamente.

Se trata de Serrana, una ciudad de 45.000 habitantes del estado de San Pablo, que redujo en un 95% las muertes por Covid y alcanzó la inmunidad colectiva con el 75% de la población vacunada gracias a la vacuna CoronaVac, del laboratorio chino Sinovac, la más aplicada en todo Brasil.

¿Cómo sucedió esto, sobre todo en un país con el segundo brote más mortífero del mundo y un ritmo de inmunización muy lento debido a la falta de vacunas? La pequeña ciudad fue objeto de un ensayo del Instituto Butantan, ente público del estado de San Pablo, que desarrolla a nivel local la CoronaVac, en un experimento epidemiológico único en el mundo.

Dimas Covas, presidente de la entidad brasileña, informó que lograron "un laboratorio epidemiológico único en el mundo a gran escala para demostrar cómo la efectividad de la vacuna llega a salvar vidas y controlar la pandemia". Este experimento convirtió a Serrana, que se encuentra a 341 kilómetros de San Pablo, en el "oasis de la pandemia", gracias a que fue elegida como el centro de los ensayos a nivel masivo de la CoronaVac.

La CoronaVac fue aplicada a 27.000 personas

Aunque ahora otras ciudades podrían plantear por qué eligieron inmunizar a Serrana y no a ellas, la apuesta de la pequeña localidad paulista fue arriesgada. Es que las vacunas, sobre todo las chinas y la rusa, enfrentaron fuertes cuestionamientos en un principio, por lo que no todos los gobernadores — y tampoco los pobladores — confiaban en darle estas dosis a un pueblo entero sin antes comprobar su seguridad. De hecho, cuando comenzó la vacunación, la ciudad tuvo un aumento en los positivos de Covid.

El "Proyecto S"

El instituto desarrolló el “Proyecto S, por el cual desde entre el 17 de febrero y el 1 de abril de este año se vacunó al 95% de los mayores de 18 años (27.000 habitantes) con dos dosis de CoronaVac, separadas por 21 días. El experimento logró la esperada inmunidad colectiva con vacunación y la inmunidad llegó incluso a niños, adolescentes y a otros no vacunados.

Es decir, cuando se cumplió el 75% de la vacunación, la población de Serrana completa estaba inmunizada.

En medio de la segunda ola de coronavirus en febrero, marzo y abril, Serrana demostró que también la vacuna fue resistente a la variante P1 de Manaos.

Aunque en un principio subieron los casos, la vacunación probó que es efectiva

Los resultados tuvieron un éxito espectacular. Según informaron Covas y el gobernador paulista, Joao Doria, se redujeron un 95% las muertes, un 86% las internaciones y un 80% los casos asintomáticos.

“Los resultados demuestran categóricamente lo que podría estar ocurriendo en todo Brasil si no fuera por el retraso en la vacunación. También demuestran que solo hay una forma de controlar la pandemia: vacuna, vacuna y vacuna para todos los brasileños”, aseguró Doria, durante la rueda de prensa de socialización del Proyecto S.

El estudio clínico es considerado pionero a nivel mundial para determinar la inmunidad colectiva de la vacuna. Uno de los puntos claves es la protección que generó en los niños haber tenido vacunados a los adultos.

“Esto generó un corte en la circulación del virus y permitió un cinturón inmunológico”, afirmó Covas durante la presentación, considerada un "triunfo" de la ciencia brasileña.

El apoyo de referentes para convencer de la vacunación

Conocida apenas por una ciudad dormitorio y de producción azucarera al lado de la gran urbe Ribeirao Preto, Serrana contó con la colaboración de líderes religiosos, comerciantes y docentes para convencer a las personas de que la vacuna era una solución. “La vacuna es segura, eficaz, eficiente, de altísima calidad y contribuyó para prevenir el avance de la enfermedad", dijo Covas.

"Serrana será una antes y otra después del proyecto", dijo su alcalde, al reiterar que ahora es "locomotora" de las experiencias positivas de la vacuna contra el Covid-19, además de que hace más de 25 días que no se tienen "casos graves".

El colombiano Ricardo Palacios, director de investigaciones clínicas del Instituto Butantan, señaló que el experimento en Serrana “demuestra la importancia de las soluciones colectivas como la vacunación”.

La ciudad es ahora de las más seguras de Brasil

Ahora Serrana se concentra en un futuro libre de coronavirus. El sueño del alcalde, siendo una localidad "dormitorio", porque el trabajo en su mayoría está en ciudades vecinas, es atraer empresas para generar empleo local.

"Lanzamos un programa de incentivo fiscal para que Serrana pueda convertirse en un gran polo de servicios. Queremos generar empleo y renta con la población totalmente vacunada", dijo.

Se está llevando a cabo un experimento similar en otra ciudad de Sao Paulo, el estado más rico de Brasil. La ciudad de Botucatu espera inmunizar a la mayoría de sus 148.000 habitantes con la vacuna Astra Zeneca.

Copa América 2021 en Brasil

Brasil dio a conocer el mayor estudio sobre una población de la vacuna en tiempo real cuando el país se encuentra al borde de una tercera ola de coronavirus, con más de 20 capitales con 80% de ocupación hospitalaria por Covid-19.

En ese marco, se conoció hoy que el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro, un enemigo político del gobernador Doria y que en octubre del año pasado despreció la CoronaVac por su origen chino, se ofreció para albergar la Copa América 2021 que se inicia el 10 de junio.

Doria dijo que San Pablo estaba disponible como sede en caso de que se respetaran las normas sanitarias para los futbolistas y que los partidos sean sin público.

El diputado Alexandre Padilha, exministro de Salud de Dilma Rousseff, envió un oficio formal a Doria para rechazar la sede de la Copa América a raíz de que San Pablo es el estado más afectado por la pandemia, con 81% de ocupación hospitalaria.

Ya se negaron Río Grande do Norte, Rio Grande do Sul y Pernambuco a albergar partidos.