El avance Anonymous sobre la filtración de datos de líderes mundiales no descansa, y este lunes el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue el blanco de los nuevos ataques a la privacidad con la publlicación de supuestos datos personales de él, sus hijos y miembros del gabinete. Como contrapartida, ya se abrió una investigación en la justicia brasileña.

Bajo la leyenda "el amigo de Trump", la cuenta que se mantenía sin publicaciones desde 2018, volvió a reactivar su participación en Twitter el domingo, con el anuncio llamado "#AnonymousBrazilNeedsHelp. ¡Estamos preparando nuestro bote! Pronto tendremos filtraciones de datos"

En tanto este lunes efectivó su amenaza y publicó una suerte de recibo fiscal de una estación de servicio del municipio de Nova Iguaçu, Gran Río de Janeiro, con gastos por 56.000 reales, casi 10.000 dólares, en enero pasado, a nombre del mandatario.

El concejal e hijo del presidente, Carlos Bolsonaro, confirmó este martes la filtración de datos personales y calificó en la red social de los 280 caracteres al ataque como un "claro intento de intimidación" y que "se están tomando medidas legales". 

"Después de ver violaciones del derecho a la libertad de expresión, ahora dañan la privacidad. Bajo la excusa de 'luchar contra el mal', justifican sus crímenes y hacen exactamente lo que nos acusan, ¡pero nunca lo prueban!", sentenció el concejal en relación a la críticas que había recibio semanas atras su padre por la investigación que lleva adelante el Supremo Tribunal (STF) por sospechas de intromisión en la justicia para "encubrir" a su familia. 

Además de Bolsonaro y sus hijos, los supuestos datos filtrados también alcanzaron al diputado Douglas García , aliado del presidente; y se sumaron los ministros Abraham Weintraub y Damares Alves. Del ala privada, el dueño de Havan, Luciano Hang, también fue víctima de las filtracones.

Entre los datos sensibles se encuentran información de correos electrónicos, números de teléfono, direcciones, perfil de crédito, ingresos, nombres de miembros de la familia y activos declarados. 

En tanto, el Ministerio de Justicia decidió este martes iniciar una investigación. La solicitud de la Policía Federal fue confirmada al diario Estadão por el jefe de la cartera de Justicia, André Mendonça.