Al menos 10 personas resultaron heridas ayer a la madrugada en la isla italiana de Sicilia, por un terremoto de 4.8 grados provocado por la erupción en las últimos días del volcán Etna.

El temblor se registró a las 3.19 de la madrugada local en el extremo sureste de la isla, entre las localidades de Viagrande y Trecastagni, a unos 20 kilómetros de Catania, según indicó el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV) en un comunicado.

De acuerdo a las primeras imágenes de la cadena pública Rai, la localidad más golpeada fue Fleri, aunque se registraron daños también en Santa Venerina, donde cayó parte de la Iglesia principal, y en Bongiardo, siempre en el extremo sureste siciliano.

Las primeras informaciones citadas por la edición online del diario Repubblica confirmaron 10 heridos leves por el terremoto, incluido un hombre de 80 años que debió ser rescatado entre los escombros tras el derrumbe de su casa en Fleri.

El movimiento, según el INGV, es consecuencia directa de la entrada en erupción del volcán siciliano Etna, que ya ha provocado 73 temblores de diversa magnitud desde el lunes último.

Desde nochebuena, la erupción del volcán de 3.000 metros y el más activo de Europa, ha provocado cierre parciales del aeropuerto de Catania que el martes reabrió con limitación de cuatro aterrizajes a la hora y también inconvenientes en el funcionamiento de las autopistas.

Desde el lunes se habían comenzado a registrar temblores de poca intensidad, según el Instituto nacional de Vulcanología de Catania con movimientos que se sintieron especialmente en la localidad de Zafferana Etnea.

En el pasado el volcán, sometido a constante vigilancia, ha sido responsable de diversos episodios de destrucción, como cuando en 1699 una erupción arrasó casi totalmente la ciudad de Catania. Recientemente ha experimentado erupciones en 1998, 1999, 2015 y 2017.