Mientras la pandemia del coronavirus (Covid-19) obliga a las personas a quedarse en sus casas y limita la posibilidad de viajar, una isla frente a las costas de Normandía ofrece la posibilidad de mudarse allí y empezar una nueva vida en un pequeño paraíso. Es que la Isla de Sark, de apenas 400 habitantes, busca que unas 600 personas se muden a su territorio, donde los impuestos no suben y no existen los autos.

La isla, ubicada en medio del archipiélago de Guernsey, parece extraída de una película, con laderas verdes e interminables, acantilados magníficos y atractivas cumbres. Las personas solo se mueven en bicicletas, carrozas y caballos. El alumbrado público no existe: se admiran las estrellas. 

El clima de esta isla británica, entre la península de Cherburgo en Francia y el sur de la costa de Inglaterra, es templado. Solo tiene algunas heladas en invierno y disfruta de días de sol radiante en verano, con temperaturas de no más de 30 grados. La pintoresca costa posee tres pequeños puertos: Creux, La Maseline y Havre Gosselin.

En la isla no existen los autos

Sark está regida bajo las normas de la corona británica, pero tiene su propio sistema administrativo-legal independiente. "Los habitantes de la isla disfrutan de la naturaleza y de una comunidad respetuosa. Además, no hay peligro de que los impuestos aumenten en demasía porque el gobierno está libre de deudas", contó Swen Lorenz, un empresario alemán, a Traveler.es.

De acuerdo con Lorenz, la población está disminuyendo desde hace ya 16 años. "Cuando estalló la pandemia mundial causada por el Covid-19, noté entre mis amigos que muchas personas estaban realmente interesadas en Sark", recordó. Es por eso que creó un proyecto para que extranjeros residan allí y así disminuir la despoblación que los acecha. La iniciativa ya fue aprobada por Christopher Beaumont, señor de Sark y heredero de Sibyl Hathaway (quien fue la dama de la isla desde 1927 hasta 1974).

¿Por qué hay que mudarse a Sark? La pequeña isla tiene mucho espacio (la densidad de población es menos de la mitad que la del Reino Unido), además de la paz y tranquilidad que esto proporciona. También es una isla de cielo oscuro, lo que significa que tiene un cielo ideal para observar las estrellas.

Sark está frente a las costas de Normandía

La campaña para mudarse a Sark

El lema de la campaña de promoción es: "Sea uno de los 500 habitantes en crear un nuevo estilo de vida". En su sitio web dan a conocer todas las condiciones necesarias para mudarse a este lugar. El plan tiene como objetivo aumentar la población de Sark a "800 o tal vez 1.000" personas para asegurar el futuro financiero de la isla.

Para obtener una "membresía", es necesario pagar unos 1.650 dólares (unos 125 mil pesos a cambio oficial). De acuerdo con la iniciativa, esta membresía es "demasiado barata", ya que debería valer "5.000 dólares, o tal vez 10.000". Con cada lote de nuevas membresías, el precio aumenta.

El turismo es la principal fuente de trabajo

En cuanto a las posibilidades de trabajo, la principal fuente de empleo de Sark es estacional debido al turismo, pero también hay otros residentes que trabajan en finanzas o tienen negocios online.

Swen Lorenz ha lanzado la iniciativa acompañada de un sitio web, una detallada guía de 250 páginas y un minucioso asesoramiento que pretende dar respuesta e información útil a quien tome la decisión de asentarse en la isla

Hasta el momento, ha conseguido que una pareja londinense se traslade de manera definitiva a Sark, que otras dos personas firmasen un contrato de alquiler y que unas veinte se suscriban a su iniciativa a través de la web.

Lorenz cita el espíritu comunitario de Sark, la conexión rápida a Internet, los bajos costos de instalación y la falta de impuestos como buenas razones para trasformar la isla en tu nuevo hogar. También destacan los ‘valores pasados de moda’, que puede o no sonar como un atractivo. 

Sin autos ni impuestos altos, sin alumbrado nocturno ni mucha gente. Un paraíso para algunos está a solo un click de distancia. ¿Habrá un éxodo a la pequeña isla, o se perderá entre la niebla del océano?