El ex presidente georgiano Mijail Saakashvili, férreo opositor al gobierno de Ucrania de Petro Poroshenko, acusado de "golpista" y detenido ayer por la mañana en Kiev, fue liberado por una multitud de seguidores que lo sacaron del móvil policial y se enfrentaron a las fuerzas de seguridad.

Más de un centenar de personas bloqueó el paso del auto que trasladaba a Saakashvili, incluso varios de ellas rompieron las ventanas para liberar al dirigente, que fue arrestado por el Servicio de Seguridad ucraniano (SBU) bajo el cargo de "intentar derrocar al gobierno" de Poroshenko.

El dirigente opositor comenzó a arengar a sus seguidores y llamó a congregarse en la plaza central de la Independencia, Maidan, para echar a Poroshenko y comenzar "el proceso de liberación de Ucrania".

"No tengan miedo. El Ejército está de nuestro lado", dijo ante la multitud que lo rodeaba y aun esposado. "No tengan miedo, no debemos huir", repitió Saakashvili, reportó la agencia de noticias Unian, reproducida por la agencia EFE.

Saakashvili, de 49 años y fundador del partido opositor RNS (Movimiento de las Nuevas Fuerzas), se dirigió junto a sus seguidores a las carpas instaladas frente al edificio de la Rada Suprema -el Parlamento- ucraniano con la intención de continuar con las "protestas pacíficas" que inició en octubre pasado.