El gobierno de los Estados Unidos ordenó a sus diplomáticos, militares, empleados civiles y contratistas que informen la presencia de cualquier síntoma compatible con el Síndrome de La Habana, una preocupante enfermedad que puede dejar lesiones cerebrales

"Si cree que ha experimentado un evento sensorial con la nueva aparición de síntomas, retírese inmediatamente, a sus compañeros de trabajo y/o familiares del área e informe el incidente y los síntomas a su cadena de mando, oficial de seguridad y proveedor médico", advirtió el secretario de Defensa Lloyd Austin en una carta enviada el miércoles.

Qué es el síndrome de La Habana

Esta enfermedad si dio a conocer en 2016 cuando detectaron decenas de casos en diplomáticos estadounidenses y canadienses, además de sus familiares, en su estadía por la capital de Cuba. 

No se trató de un caso aislado. Cientos de representantes de esos países fueron informados a partir de ese momento como así también de Rusia, China, Austria y Alemania. Algunos de los afectados habían manejados cuestiones como las exportaciones de gas, la ciberseguridad o las injerencias políticas.

Por qué preocupa esta enfermedad

Las fuentes del Pentágono toman como una posibilidad que los adversarios estadounidenses sean los causantes de estos problemas. 

“Cada soldado, marinero, aviador, infante de marina, guardián, empleado civil y personal de contratista cubierto tiene la responsabilidad de reportar los incidentes sospechosos a través de todos los canales apropiados. Se alienta encarecidamente a otras personas afectadas, como las personas a cargo, a denunciar los presuntos incidentes”, indicó Austin.

En agosto de este año, un viaje a Vietnam de la vicepresidenta, Kamala Harris, tuvo que ser retrasado por una "una revisión exhaustiva" en los miembros de su oficina, aunque no se identificó ningún riesgo de seguridad.

El pánico por esta enfermedad aumentó en los funcionarios del país norteamericano ya que reportaron una gran cantidad de casos similares también en representantes que viajaron a Viena, capital de Austria.

Síntomas

La rara enfermedad es poco conocida y detectaron que quienes la padecen sufren los siguientes síntomas:

  • Náuseas. 
  • Mareos. 
  • Fuertes dolores de cabeza y de oído.
  • Fatiga
  • Dolor en respuesta a la presión, los sonidos o el calor.
  • Somnolencia. 
  • Problemas de audición y visión.

Unos pocos casos reportaron que la pérdida de audición fue permanente, y otros reportaron daños cerebrales, según informaron fuentes del Pentágono.