El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) afirmó hoy que hay “claros signos” de elevados niveles de desnutrición entre los niños venezolanos a causa de la crisis económica que atraviesa el país, a la vez que denunció la falta de datos de la situación nutricional de la infancia.

El portavoz de Unicef, Christophe Boulierac, no pudo especificar en rueda de prensa cuáles eran exactamente esos “claros signos” más allá de algunos informes realizados por entidades como Cáritas que, si bien “son alarmantes”, no representan la situación de todo el país.

Ese informe de Cáritas reveló que un 15,5% de los niños verificados tenían un peso bastante más bajo del que deberían para su edad.

‘No es un estudio representativo, pero es una indicación del continuo deterioro de los niveles nutricionales de los niños venezolanos”, aseguró Boulierac, en declaraciones realizadas en Ginebra.

El portavoz concedió que el Gobierno está reaccionando para “mitigar” esta emergencia a través de la distribución de bolsas de comida y de la transferencia de dinero a las familias más vulnerables, pero criticó la falta de una política “coordinada” y subrayó que “mucho más debe ser hecho”.

Consultado qué debería hacer el Gobierno, respondió que lo primero que el ejecutivo debería llevar a cabo es obtener datos fiables para tener una imagen real de los niveles de desnutrición en el país.

Boulierac explicó que Unicef tiene personal en el interior de Venezuela, pero que las autoridades son las que deben llevar a cabo estudios epidemiológicos de cómo “la hiperinflación y la crisis económica que atraviesa el país ha afectado a los niños”.

"En mayo, el ministerio de Salud reveló algunos estudios epidemiológicos. Más información como esa es esencial y urgente”, concluyó.