El canciller uruguayo, Ernesto Talvi, concretó su anunciada renuncia al cargo a partir de desavenencias que tuvo con el presidente Luis Lacalle Pou en los cuatro meses de gestión, y su reemplazante será Francisco Bustillo, exembajador en la Argentina y "un buen amigo de Lacalle Pou y de Alberto Fernández", según la prensa local.

El 11 de junio último, Talvi anunció su pronta renuncia al cargo luego de negarse a calificar de "dictadura" a Venezuela, como sí lo hizo en campaña electoral Lacalle Pou, situación que originó una tensión interna en el Gobierno que el canciller no logró bajar ni cuando matizó en otras declaraciones que el país caribeño "no es una democracia".

Lacalle Pou prometió durante la campaña electoral que cambiaría la política exterior que desarrollaron los gobiernos del Frente Amplio, anticipando, entre otras cosas, el reconocimiento del líder opositor Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela.

"No hemos puesto plazos", dijo entonces Talvi respecto de su renuncia, la cual elevó el lunes y en la que no oculta las diferencias con el jefe del Ejecutivo, aun cuando participó de una reunión del Mercosur que se celebra hasta mañana de manera telemática.

"Le presento entonces mi renuncia al cargo. Nada más lejos de mi intención que ser un obstáculo en su deseo de nombrar al ministro de Relaciones Exteriores que considere más apropiado para acompañar su gestión", expresó Talvi en la carta, que subió a su cuenta de Twitter.

Talvi pertenece al Partido Colorado y fue adversario del actual presidente en las elecciones del año pasado, pero se incorporó al Gobierno como parte del acuerdo de varios partidos de confrontar en el balotaje al Frente Amplio con una alianza liderada por el Partido Nacional, que llevó como candidato a Lacalle Pou.

El colorado indicó  su intención era continuar ejerciendo hasta fin de año para concretar los acuerdos Mercosur-Unión Europea y Mercosur-EFTA (Asociación Europea de Libre Comercio), "para los cuales la Cancillería ha trabajado intensamente y retomar las negociaciones con Canadá, Singapur y Corea", dijo. Por este motivo preveía mantenerse en el cargo hasta fin de año en que Uruguay tendrá la presidencia pro témpore del Mercosur. No pudo.