Uruguay consiguió bajar las tasas de empleo informal que se ubicó en 24 % en las últimas mediciones, según destacó el subsecretario de Trabajo, Nelson Loustaunau, tras participar en la 19ª Reunión Regional Americana de la Organización Internacional del Trabajo, en Panamá.

La informalidad laboral de los hombres bajó de 34 % en 2006 a 26 % en 2018 y la de las mujeres de casi 36 % a 23 %, añadió. La necesidad del desarrollo de políticas para la transición de la economía informal a la formal en las Américas es uno de los puntos prioritarios incluidos en la denominada Declaración de Panamá, documento final del encuentro regional de países integrantes de la OIT.

Según el documento, la experiencia de los últimos años demuestra que, en ausencia de crecimiento sostenido, los avances en materia social pueden estancarse e incluso revertirse. En ese sentido, establece una serie de prioridades como el desarrollo productivo y de las empresas sostenibles, el respeto y la implementación de los derechos fundamentales en el trabajo, el empleo juvenil, la migración laboral y la igualdad de género.

En Montevideo, la informalidad llegaba al 30 % en el año 2006 y en la actualidad se ubica en 16,9 %. A su vez, en los departamentos del interior se ubicaba ese año en 39,6 % y en 2018 es de 29,8 %, precisó.