Bayer deberá pagarle 25 millones de dólares a Edwin Hardeman, un hombre de 71 que entre 1980 y 2012 usó regularmente el herbicida Roundup de Monsanto para deshacerse de las malas hierbas en su propiedad en el norte de California y contrajo linfoma no hodgkiniano, un tipo de cáncer.

La sentencia fue confirmada por un tribunal de San Francisco, luego de que Hardeman culpara a Monsanto por poner glifosato en el herbicida. Bayer, que compró la empresa de químicos en 2018 por 60 mil millones de dólares, había apelado a la denuncia, pero la Corte de Apelaciones de California rechazó el pedido.

Sin embargo, esa apelación sirvió para bajar el monto de la compensación, que inicialmente había sido establecido en 80 millones de dólares, suma que se redujo a 5 millones por indemnización y 20 millones en daños punitivos.

El caso de Edwin Hardeman es el tercero que pierde Bayer

Los jueces "confirmaron el fallo del tribunal de distrito en favor de Edwin Hardeman en su acción alegando que el pesticida Roundup de Monsanto causó su linfoma", señala la decisión, que recuerda que "desde 2015, miles de víctimas de cáncer llevaron a Monsanto ante los tribunales tanto estatales como federales".

El fallo de este viernes señala que la corte de distrito negó correctamente la apelación de Monsanto "ya que la evidencia mostró que el riesgo cancerígeno del glifosato era conocido al momento de la exposición de Hardeman" al producto.

Se trata de la tercera vez que la farmacéutica alemana deberá pagar una compensación por daños ocasionados por un producto que contiene glifosato. Además, se enfrenta a numerosas demandas por glifosato en los Estados Unidos, que la compañía tiene la intención de resolver con un acuerdo por valor de miles de millones.

Hasta ahora, Bayer expresó que está "decepcionado" por el fallo este viernes y dijo que continuará considerando "todas las opciones legales, incluyendo llevar el caso a la Corte Suprema". Ya en otras ocasiones sostuvo que el glifosato fue aprobado por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, en sus siglas en inglés) como seguro para los humanos y que los reguladores le impidieron agregar una advertencia a la etiqueta del producto.

Dewayne Johnson demandó a Monsanto por causarle cáncer terminal y ganó 289 millones de dólares

Además, aseguraron que décadas de estudios científicos demuestran que Roundup y otros herbicidas a base de glifosato que dominan el mercado son seguros para el uso humano.

El fallo del tribunal de apelaciones contra Bayer y Monsanto incide en el veredicto de un jurado que en 2018 decidió que el fabricante del herbicida no advirtió correctamente del riesgo para la salud que se corría al usar Roundup, lo que consideró “un factor sustancial” en la enfermedad del jardinero Dewayne Johnson.

Johnson, que al igual que Hardeman padece linfoma no hodgkiniano, utilizó el polémico herbicida de manera frecuente mientras trabajaba como jardinero en San Francisco y, según él, fue la exposición continuada a este producto lo que le causó cáncer.