La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, confirmó este jueves que la Unión Europea está "dispuesta a discutir" la idea de levantar de manera temporal las patentes de las vacunas contra el coronavirus luego el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, respaldara la iniciativa. El Vaticano fue otra de las instituciones que se hizo eco de la decisión del mandatario norteamericano. 

La declaración de la funcionaria europea ocurrió luego de que el gobierno de EE.UU apoyara la exención de las patentes de las vacunas contra el coronavirus, un pedido que hasta ahora las principales potencias del mundo y fabricantes de los inoculantes rechazaban en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"La Unión Europea está dispuesta a discutir toda propuesta dirigida a afrontar la crisis de manera efectiva y pragmática", indicó este jueves la jefa de la Comisión Europea durante un discurso en el que se refirió al anuncio del presidente de Estados Unidos, Joe Biden. 

En este sentido, Úrsula von der Leyen fue más concisa y aseguró que desde la Unión Europea (UE) “están dispuestos a discutir cómo la propuesta para una suspensión temporal de la protección de la propiedad intelectual de la vacunas contra al Covid-19 podría ayudar a lograr ese objetivo".

Las reticencias previas de EE.UU y la UE

Esta decisión supone un cambio en la dinámica europea que hasta ahora se había resistido a abrir la discusión sobre la liberalización de las patentes de los sueros contra el virus porque, según la UE, no sería una respuesta efectiva.
 

Este miércoles, la representante comercial estadounidense Katherine Tai había señalado en un comunicado que "se trata de una crisis sanitaria mundial y las circunstancias extraordinarias de la pandemia de Covid-19 exigen medidas extraordinarias".

"El Gobierno (de Estados Unidos) cree firmemente en las protecciones de la propiedad intelectual, pero, en aras de poner fin a esta pandemia, apoya la exención de esas protecciones para las vacunas contra el Covid-19", aseguró la representante comercial estadounidense.

El visto bueno del Vaticano

Uno de los organismos que aplaudió la medida fue el Vaticano. Este jueves la Santa Sede respaldó la "sabia decisión" de Biden de apoyar el pedido global para la liberación de las patentes de vacunas, algo solicitado también por el papa Francisco.
 

"Me parece muy sabia la decisión de Biden. Es importante en este tiempo una visión planetaria más que individual", planteó en declaraciones a Télam el presidente de la Pontificia Academia para la Vida, monseñor Vincenzo Paglia.

Para Paglia, el apoyo expresado en las últimas horas por el Gobierno de Estados Unidos "no solo es una razón de justicia, también de sabio interés, en el sentido de que el virus no conoce ni el derecho ni las fronteras". En este sentido, destacó que "el papa Francisco repitió varias veces un pedido de una producción de vacunas lo más grande posible, y una distribución a todos".

"Soy favorable a que en esta ocasión, para un determinado período, en espera de que la vacuna sea distribuida a todos, y para permitirlo, se avance en la suspensión de las patentes", agregó el monseñor italiano desde Roma.

El apoyo de Argentina

El gobierno argentino felicitó ayer la decisión del presidente de los Estados Unidos: “Celebro que el gobierno de Joe Biden apoye la suspensión de las patentes de las vacunas contra el Covid-19”, expresó vía Twitter el presidente argentino, Alberto Fernández.

“Las vacunas no se han distribuido de forma equitativa en un mundo en el que ganan unos pocos y pierden millones. Todos y todas deben poder acceder a la salud”, agregó el mandatario.

En octubre de 2020, la representación argentina ante la Organización Mundial del Comercio había planteado que "bajo el entendido que situaciones excepcionales requieren de soluciones excepcionales, Argentina apoyó la propuesta de Sudáfrica e India", justamente relacionado con la exención de patentes.

En el Consejo de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el comercio (ADPIC) de la OMC, la Argentina apoyó siempre  suspender la protección de los derechos de propiedad intelectual de productos médicos, inclusive las vacunas, necesarios para la prevención y tratamiento del COVID-19