Cataluña dio marcha atrás en el relajamiento de las restricciones contra el Covid-19 tras registrar 6.000 nuevos positivos el lunes. Por si fuera poco, los contagios se multiplicaron por siete en 15 días. Por esta razón, el gobierno de la región decidió cerrar el ocio nocturno en interiores a partir del viernes y volvió a recomendar el uso de barbijos al aire libre. 

“Hay que tomar medidas y necesitamos frenar la interacción social”,  subrayó la portavoz del gobierno de Cataluña (el Govern), Patrícia Plaja. La Generalitat, además, reclama al Gobierno que la mascarilla vuelva a ser obligatoria en el exterior y pide a los catalanes “cambiar de nuevo el chip” para usarla permanentemente por la calle. 

Las medidas, que tendrán una vigencia de 15 días, aspiran a rebajar la tensión en los CAP (centros de atención primaria), prácticamente saturados, y limitar el crecimiento en los hospitales: los ingresos aumentaron un 33% en los últimos 10 días.

La nueva resolución, que aún se está redactando, requerirá un test negativo o el certificado de vacunación completa para participar en actividades de más de 500 personas. “Existe una relajación general y parece que en determinados espacios la pandemia ha terminado”, lamentó Plaja. 

De todas maneras, el Govern mantendrá habilitadas las actividades de las discotecas que tengan espacio exterior, y permitirá del mismo modo la celebración de los festivales musicales, que deberán terminar a las tres de la madrugada. 

La variante Delta en Cataluña

El consejero de Salud catalán, Josep Maria Argimon, ya había expresado en los últimos días su preocupación por los contagios entre los jóvenes de la variante Delta del coronavirus, en fase de aumento después de la apertura del ocio nocturno y la festividad de San Juan. La velocidad de transmisión del virus se sitúa hoy en 3,30, es decir, que cada infectado puede contagiar a más de tres personas.

A su vez, en los últimos siete días se han diagnosticado 25.738 nuevas infecciones en Cataluña, cinco veces más que hace una semana y siete veces más que hace 15 días, con una media de edad de los infectados de 26,5 años. El riesgo de rebrote (EPG) es de 1.281 puntos, el más alto registrado desde el inicio de la epidemia.

El aumento de los contagios también afecta a los hospitales, a pesar de que los grupos de más riesgo ya están en su mayoría vacunados. Según los datos actualizados este martes por el Departamento de Salud, hay 575 personas hospitalizadas con Covid, 31 más que el balance anterior, de las que 133 están graves en la UCI, 12 más que la víspera.