El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció un atentado terrorista contra un gasoducto de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), que causó un fuerte incendio en las instalaciones ubicadas en el estado Anzoátegui, en el este del país.

"Sufrimos un ataque terrorista en el gasoducto de oriente que causó un inmenso incendio que ya a esta hora está controlado por los trabajadores de Petróleos de Venezuela", expresó Maduro durante una alocución desde el Palacio de Miraflores.

Maduro dijo que esa acción buscaba afectar el suministro de gas en el país en esa refinería. "Cobardes, terroristas, pero nuestra mayor satisfacción contra todos ellos es que el pueblo humilde a pie, ese pueblo está victorioso", sostuvo.

Los medios locales reseñaron que el sábado se registró una fuerte explosión entre los poblados de Barbacoa y Capiricual, en el norte de Anzoátegui, que de acuerdo a los habitantes de la región estremeció las paredes de sus viviendas.

Por esa localidad pasan gasoductos y oleoductos de Petróleos de Venezuela.

De acuerdo a las autoridades, no se registraron muertos ni heridos, y los trabajadores de PDVSA Gas lograron cerrar las válvulas de la tubería para controlar la fuga.