El gobierno y la oposición de Venezuela sostendrán esta semana una nueva ronda de conversaciones, enmarcadas en un proceso de negociación política que transcurrirá mientras en el país va tomando forma la campaña para las elecciones de alcaldes que se celebrarán el 10 de diciembre.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) acudirá al diálogo, que inicia el 1 y 2 de diciembre en República Dominicana, con una delegación presidida por el jefe del Parlamento, Julio Borges, y en la que estarán representados sectores económicos y de la sociedad civil.

Así lo anunció la MUD durante una rueda de prensa en la que Borges reafirmó que la apertura de un canal humanitario que permita el envío de medicinas y alimentos y el cambio en la composición del Consejo Nacional Electoral (CNE) serán los temas centrales del diálogo.

La liberación de los presos políticos y la restitución de las facultades de la Asamblea Nacional son otras de las demandas.

En tanto que el chavismo incluyó en el temario que se "respeten las garantías políticas y económicas" para cuando se realicen las elecciones en Venezuela el año próximo y que "cese la violencia externa contra Venezuela".

"La delegación de demócratas venezolana se ha ampliado para incluir en la misma a técnicos representativos de los sectores laborales, obreros, productivos, académicos y de organizaciones de derechos humanos", dijo Jorge Roig, ex presidente Fedecámaras, quien acompañará a la MUD al encuentro.

"La lucha por alcanzar estos objetivos no puede ser únicamente de factores políticos", dijo el empresario.

Las conversaciones serán supervisadas por los cancilleres del país anfitrión, México, Chile, Paraguay, Bolivia y Nicaragua economistas, intelectuales, sindicalistas y otros miembros de la sociedad civil.

A este diálogo acuden los partidos con más diputados de la oposición venezolana, con la esperanza de lograr garantías electorales de cara a los comicios presidenciales previstos para 2018.

La ONG Foro Penal cuestionó la falta de claridad de propósitos y objetivos por parte de la oposición sobre los casos de los presos políticos ante el proceso de diálogo.

"Rechazamos que, en lo que se refiere a la situación de los presos políticos, perseguidos y exiliados no se conozcan aún los objetivos precisos, o las condiciones ni exigencias previas que han sido o serán planteadas", explicó un comunicado del Foro Penal.

Por ese motivo, la organización no asistió a las consultas que una comisión especial del Parlamento mantiene con la sociedad civil, para recabar ideas y propuestas que presentar en la negociación con el régimen de Nicolás Maduro.

Por su parte el canciller dominicano, Miguel Vargas, ratificó la vigencia de los seis puntos y se mostró confiado en el avance del diálogo.

"Por lo menos los seis puntos más importantes de la agenda están consensuados para abordarlos y esperamos que cada tema pueda influir de manera positiva para ambas partes y sobre todo para el pueblo venezolano", dijo el jefe de la diplomacia dominicana en diálogo con el periodismo.